Fecha: 26-02-17

*El flagelo de la inseguridad de nuevo en Chihuahua.

*Víctor Anchondo, a escena con Reyes Baeza en el 2018.

*¿Morena o la SSP de Juárez, el destino de Víctor Valencia?

Por: Juan ANTONIO TORRES
 
 


 

LA INSEGURIDAD Y LA VIOLENCIA AL ALZA

Casi cinco meses después de que cambió de color la administración estatal, y desde luego, de inquilino del palacio de gobierno, Chihuahua, enfrenta una vez mas de manera preocupante el repunte de la ola de violencia e inseguridad que por desgracia, está generando intranquilidad y desasosiego entre sus moradores de la vasta geografía del estado grande.

Ilusamente, tal vez, pero la gran mayoría de los habitantes de esta tierra, creyeron que, con el arribo del panista, Javier Corral Jurado y la conclusión de su mandato constitucional del hampón de César Duarte Jáquez, el estado de cosas en materia de seguridad, cambiarían para bien, nunca para mal.

Las esperanzas y expectativas en ese tenor se han ido desvaneciendo, sepultando por desgracia. La terca realidad, es otra.

Por desgracia, muy ominosa.

A tal grado ha llegado la violencia que las ejecuciones o crímenes dolosos se dice, ya superan las 600 a lo largo y ancho del territorio norteño en ¡escasos 5 meses!

Lo mismo en las urbes citadinas- Ciudad Juárez y Chihuahua- como en municipios medianos, como Hidalgo del Parral, Delicias, Cuauhtémoc, o de plano en comunas pequeñas y serranas, entre las que figuran Guadalupe y Calvo, Balleza, Guachochi, Bocoyna, Urique, Chinipas, en las cuales el ruido asesino de las AR-15 vuelve a ejercer su mensaje de muerte, dolor, luto y obvio en mover hacia arriba la estadística criminal.

Lamentable que, en ciudades como Cuauhtémoc, ya se hable en los medios de comunicación que el crimen organizado ya está imponiendo un virtual toque de queda, que, aunque no sea cierto, el solo rumor ya genera intranquilidad entre sus propios moradores, como en los visitantes locales y foráneos.

El dato no lo tengo confirmado, pero ya se habla de siete plagios o secuestros, de los que se sabe que han sucedido en la entidad, pero que las autoridades de la propia Fiscalía General del Estado, han guardado celosamente, por obvias razones, y estas estriban en no levantar polvareda o disonancias que desde luego dejan mal parado al incipiente gobierno de Javier Corral, que ya acusa un desgaste serio en este rubro, en el cual mucho se esperaba.

El ballezano, César Duarte, no tuvo escrúpulos para hacer pactos con los capos del hampa organizada, fueran estos de La Línea, o Del Chapo Guzmán, para que estos le bajaran a sus enfrentamientos por las plazas más codiciadas, para dar la imagen de que el indice delictivo estaba a la baja, aunque no fuera cierto.

Tampoco tuvo empacho en llevar a cabo componendas con sus más fieles testaferros en los medios de prensa- sobran los nombres ya por todos conocidos- para que, a través de inyectarles muchos millones de pesos en publicidad, generarán una percepción entre el tejido social de que la violencia ya era cosa del pasado, y así se manejaban, el ex mandatario estatal y su lugarteniente, Jorge González Nicolas.

Ahora sí que se juntaron la uña y la mugre.

Hoy, Javier Corral, quien ha impuesto una sana distancia que al menos yo no entiendo o comparto en su relación cotidiana con los medios de comunicación, así sean estos reporteros, columnistas, directivos y dueños, a los que les ha dicho públicamente que no habrá la misma política que ejercía su antecesor, pues eran libres de publicar las cosas como son.

Qué grave error, pues en mi concepto debería de estar cerca de estos. Que yo sepa la cercanía o las buenas relaciones públicas, sobre todo von la prensa, que deben estribar en hacer política, mucha política, no son un delito, o un ilícito.

Tal vez ya se está percatando de su grave error, pues la realidad le está cobrando muy cara la factura.

Si a esto le agregamos que el fiscal César Augusto Peniche Espejel no trae nada, lo que es nada de cómo enfrentar este flagelo, pues peor las cosas.

En el pecado llevará la penitencia.

Así pues, ya no es un secreto escuchar a los ciudadanos, más allá de su credo político, quejarse amargamente de como está despuntando la ola de violencia, y no me refiero solo a las ejecuciones, sino a los asaltos a mano armada a plena luz del día, a los robos de autos y de casas- habitación.

He tenido la suerte de visitar algunos municipios, por cuestiones periodísticas, como Guachochi, Parral, Madera, así como Bocoyna, y el sentir de los pobladores es coincidente:

La violencia no cede. Todo lo contrario, va para arriba.

No por nada los medios de comunicación- impresos, digitales, de la radio o la televisión, que están siendo literalmente ignorados le están dando muchos espacios a las noticias derivadas de la violencia, de la inseguridad, que para desgracia están eclipsando lo poco, lo demasiado poco que ha aterrizado el actual gobierno corralista,

Solo le deslizó un dato duro.

Hasta ahora, Javier Corral no ha puesto una primera piedra como señal de arranque de alguna obra pública, ya no se diga, una carretera, un hospital. Si estor en un error, no soy infalible, que me corrijan por hablador.

Yo soy de los que creo, que Peniche Espejel no termina el primer año de gobierno, y si lo logra, le generará un desgaste terrible a su jefe político, tal vez de consecuencias graves para el gobierno y el proyecto político de Javier Corral.

Al tiempo…

VICTOR EMILIO ANCHONDO PAREDES

Aunque usted no lo crea, pero el ex secretario de Gobierno en los tiempos de Patricio Martinez, y ex coordinador de la bancada tricolor en el Congreso del Estado, Víctor Emilio Anchondo Paredes, puede ser un as bajo la manga que se eche a jugar en los comicios presidenciales del 2018, cuando la pirotecnia electoral esté en todo su apogeo.

Le comento lo anterior porque en la reunión que sostuvo el ex gobernador y actual director del ISSSTE, José Reyes Baeza, con gente de la Fundación Colosio, en el hotel Copper Canyon, el deliciense se dejó acompañar por el también notario público, con el que sostuvo un duro enfrentamiento cuando la nominación por la candidatura al gobierno de Chihuahua, le fue dada al ex edil de Chihuahua.

Pues bien, Anchondo, a quien hay que reconocer como un personaje con una acreditada solvencia moral y política, que ha mantenido un bajo perfil desde que concluyó la administración de Martínez Garcia en el 2004, bien podría ser una de las cartas que el PRI podría jugar como el futuro líder estatal de ese instituto político.

Víctor Emilio de entrada tendría el apoyo de dos grupos políticos muy sólidos, el de Reyes Baeza, y por supuesto, el de Patricio Martinez. Para darle una dura pelea al PAN y desde luego a Morena de AMLO.

JOSE REYES BAEZA TERRAZAS

Un hombre serio, respetado, que, si no me equivoco, sigue siendo visto como parte de los amigos del ex gobernador, Patricio, pero que también sigue haciendo química, con Reyes, que desde luego, podría aprovecharlo como un fuerte prospecto para pelear por la alcaldía de Chihuahua, no se diga por una diputación local, que lo instalará en la puja por el control del Congreso del Estado.

Si Reyes, lo suma no me queda la menor duda, de que una buena parte de los priistas, que no los duartistas, se le sumarán a la mayor brevedad, ahora que en estos tiempos de devastación política, urgen perfiles de políticos probados, que sean piedras de toque, más no piedras en el zapato.

Sobre todo, en los tiempos de orfandad política que vive el PRI en el espectro chihuahuense.

Reyes, con toda seguridad, futuro candidato al Senado necesita operar con gente inteligente, que sume, a los que todavía creen en el PRI, que se percibe no podrá revertir la tendencia de derrota que ya se otea a lo largo y ancho del territorio nacional, esto en lo que se refiere a la contienda por la Presidencia de la República. En el plano estatal, no lucen diferentes, pero hay posibilidades que entre tanto quebranto político se logren revertir las cosas en la lucha por los muchos espacios que se habrán de poner en disputa.

Ante una canallada tricolor, que se observa ya no digamos flaca, sino famélica, la posible incursión de Anchondo Paredes, podría generar una buena sinergia para un priismo que se niega a morir en Chihuahua, después de haber ejercido de forma hegemónica el poder por 18 de años de forma ininterrumpida.

Gracias al duartismo, el PRI hoy vive de rodillas, ante un panismo que quiere darles el tiro de gracia, en los comicios del 2018, para poder fincar sus posibilidades de refrendar el triunfo en el 2021 cuando una vez más se ponga en juego la Primera Magistratura de la entidad.

No lo logró en su momento, Francisco Barrio, por muchas razones. Una de ellas, quizás la más importante es que no pudo sostener la mayoría de diputados emanados del blanquiazul, en el Congreso del Estado, y por ende, se le acabó la gobernabilidad en la segunda parte de su sexenio.

VICTOR LEOPOLDO VALENCIA DE LOS SANTOS

De que Víctor Anchondo debe ser aprovechado, ni duda me queda.

No creo que Reyes ponga en tela de juicio lo que les podría aportar el también abogado.

Salido de las filas del PRI, Victor Valencia de los Santos, se le ven varias posibilidades en distintos espacios de poder y autoridad.

HECTOR ARMANDO CABADA ALVIDREZ

Por un lado, lo ubican, al lado de su compadre y amigo, el edil independiente de Ciudad Juárez, Armando Cabada Alvidrez, concretamente en la Secretaria de Seguridad Pública de aquella frontera, toda vez, que Sergio Almaraz, no ha generado una buena opinión tras la salida de su antecesor y ex jefe, Jorge González Nicolas, ambos por demás ligados al putrefacto duartismo.

Valencia, ya tuvo experiencia en ese campo de ejercer el poder y la autoridad, cuando sustituyó a Javier Torres Cardona en la SSPE, en el sexenio de Reyes Baeza.

A Cabada le urge revertir las cosas como se ven en lo que toca a la inseguridad y ejecuciones en aquella urbe limítrofe, que se han desatado en los dos últimos meses. De seguir así las cosas el proyecto de reelegirse no lo va a lograr para una segunda vuelta.

La otra opción es que se convierta en un abanderado de Morena, ya sea a diputado federal, local, y porque no decirlo a la misma alcaldía desde la cual su compadre pretende impulsarse para buscar la gubernatura en el todavía lejano 2021.

De que va a tener jugada en el próximo proceso electoral es un hecho. Tendrá que elegir con inteligencia que le conviene mas a su proyecto personal.

¿Apoyar a su compadre para que siga vigente hasta el 2021?

O jugar su proyecto puramente personal en un partido donde nomas una voz es la que ordena que hacerse, cuando y cómo, y esa no es otra mas que la del ex jefe de gobierno del DF, hoy Ciudad de México.

Pronto lo sabremos y se habrá de despejar dicha incógnita.

POSDATA.

Dice un dicho muy sabio, por cierto, que “cae mas pronto un hablador que un cojo” y esto viene a colación, porque el todavía líder del CEN del PRI, Enrique Ochoa Reza, juraba y perjuraba que antes de que concluyera el 2016 seria expulsado de las filas de ese instituto político, el ex mandatario de Chihuahua, César Duarte, por todas las trapacerías que había cometido en el ejercicio de su mandato constitucional.

ENRIQUE OCHOA REZA

Ya pasaron de hecho más de dos meses y el ballezano sigue tan campante y lo mas probable es que riéndose de sus enemigos que desde luego no son pocos.

Solo que hasta ahora ha podido mas el poder presidencial de su amigo, Enrique Peña Nieto, quien, mientras no de línea que lo atrapen, no pasará nada.

Así también se desgasta por otro lado, Javier Corral, quien conforme sigan pasando los días y los meses, la ciudadanía, empezara a creer que ya “hubo arreglo”, aunque este no se haya dado en los hechos.

Pero las especulaciones y la percepción ciudadana empezaran a poner en entredicho su promesa de campaña de llevar ante la justicia a su archienemigo, por rata.

Obvio, eso le pegará en su credibilidad, no solo al gobernador, sino a todo el PAN.

Así pues, el tejido social le puede cobrar el voto de castigo en los comicios del 4 de junio del 2018.

No se diga a Ochoa Reza, quien ya no ha dicho nada al respecto. Es mejor guardar silencio antes que seguir exhibiéndose de decir prometiendo bla, bla, bla...

El jerarca del PRI, ya debió de aprender que “donde manda capitán, no gobierna marinero”. Por mucho que prometa al cielo que los pillos se irán a la cárcel.

Así las cosas, pues.

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016
visivatek

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio