Fecha: 24-04-19

   

*El primer trimestre de AMLO, crecen los crímenes dolosos.

*¿Renuncia en puerta de Gilberto Loya de la DSPM?

*Estacionamientos gratis, propuesta de Monreal y Cruz.

Juan Antonio Torres

Andrés Manuel López Obrador

                                       La ola de violencia no cesa en el país. Lo que preocupa es que no se ve una estrategia para enfrentarla con éxito, ya no digamos en el corto, sino en el mediano plazo.

                                      Todo lo contrario, van al alza los crímenes dolosos o de alto impacto social, según reportes del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) el número de víctimas creció un 9.6% respecto del primer trimestre de 2018, cuando se registraron 7 mil 750.

                                       En los primeros tres meses de este 2019, bajo las siglas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, se han contabilizado 8 mil 493 víctimas de homicidio doloso.

                                       En este contexto, en los primeros cuatro meses del gobierno de López Obrador, el promedio diario de víctimas de ese delito, es de 94. Lo que, desde luego, deja muy mal parada la administración federal de la 4T en materia de seguridad.

                                     Bajo esa inercia, no resultará nada novedoso subrayar que de las 11 mil 372 víctimas de homicidio doloso registradas entre diciembre del 2018 y marzo de este 2019, más de mil 200 ocurrieron en la tierra donde la según la letra de José Alfredo Jiménez, “la vida no vale nada” Guanajuato, dándole un primer lugar nada halagador como la entidad más violenta del país.

                                    Once años atrás, Ciudad Juárez, en el gobierno del priista, José Reyes Baeza, se erigió por las ejecuciones, los levantones y la ola de secuestros, como la “ciudad más violenta del mundo” a tal grado que se le comparaba con varios países árabes en guerra como Irak e Irán.

                             Así pues, de acuerdo a datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, indican que en diciembre se registraron 302 víctimas, luego en enero 293, en febrero 340 y en marzo 314, lo que da un total de 1249.

                               Después de Guanajuato, se ubica el Estado de México, con 1025 ejecuciones en el segundo lugar, luego, Jalisco con 956, después, Baja California con 916; Chihuahua con 730, Guerrero con 625; La Ciudad de México con 614 y Veracruz con 539.

                             ¡Tres entidades bajo las siglas del PAN, Guanajuato, Baja California y Chihuahua!, un estado de signo Independiente, Jalisco, uno priista, Guerrero y el resto morenistas, la Ciudad de México y Veracruz.

                              Para nadie es una novedad o secreto que la ola de sangre y muertes que flagelan a Guanajuato desde antes que concluyera la pasada administración estatal del ex gobernador azul, Miguel Márquez Márquez, sea provocada por la guerra a muerte que sostienen el Cartel de Santa Rosa de Lima, que lidera, José Antonio Yepes, apodado El Marro, y Nemesio Oseguera, alias El Mencho, los que pelean el control del robo de hidrocarburos, el derecho de piso y las extorsiones. De muy poco, o de nada les ha valido a las autoridades estatales el operativo denominado, “Golpe de Timón” desde que inició su gestión el panista, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

                Habrá que recordar que entre los hechos de violencia que más han sacudido al país, en estos primeros cuatro meses del gobierno morenista, se destacan el asesinato masivo de 13 personas, ocurrido en una fiesta en Minatitlán, Veracruz, que habría sido cometido por sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación.

                También se debe resaltar el homicidio de 15 personas en un bar de Salamanca, Guanajuato, registrado el 9 de marzo pasado.

                López Obrador, quien apenas, este domingo pasado estuvo de gira por Veracruz, tuvo que salir al paso de la ola de críticas que se han centrado en el mandatario estatal de extracción morenista, Cuitláhuac García, quien apenas lleva 140 días de gobierno que atraviesa por una espiral de violencia derivada de la inseguridad que prevalece en buena parte de la entidad jarocha.

               “Vamos a avanzar y vamos a serenar el país, duele mucho enterarse y tener noticias como esos asesinatos viles de Minatitlán, aseveró en su discurso ante los nuevos cadetes que juraron bandera en el inicio de su carrera naval.

                 El tabasqueño no se anduvo por las ramas para repartir culpas a los anteriores gobiernos del ex presidente, Enrique Peña Nieto y del ex gobernador panista, Miguel Yunes.

Enrique Peña Nieto

                 En cambio, tuvo palabras elogiosas para las fuerzas armadas, al enfatizar que las dos instituciones más acreditadas de México, la Secretaria de la Defensa Nacional y la Secretaria de la Marina, nos deben ayudar como ya lo han venido haciendo para resolver los graves problemas de la inseguridad y la violencia.

                   Tan seguro se ve, el mandatario federal que confía en los resultados que podría generar la Guardia Nacional, una vez que entre en funciones, para limpiar “el cochinero que encontramos” sostuvo.

                    Ya entrado en sus críticas a las autoridades pasadas, federales y estatales, diría, el inquilino del palacio nacional:

                    “Todavía tenemos que enfrentar esa inercia, esa mala herencia, ese fruto podrido, ese cochinero que nos dejaron, pero vamos a limpiar el país, se va a acabar la corrupción, se va a acabar la impunidad, y va a haber justicia, me canso ganso” remató.

                     El gobernador veracruzano, a quien le urgía un espaldarazo del Presidente, por la ola de violencia que no amaina, le volvió el alma al cuerpo, cuando López Obrador, aseveraba:

                    “En Veracruz hay un gobernador honesto, ya no es como antes, que el problema eran las autoridades, porqué no había frontera, no se sabía dónde terminaba la delincuencia y donde comenzaba la función de la autoridad, se mezclaban pues, delincuencia y autoridad, y eso lo puedo garantizar, ya no sucede en Veracruz” ...

                  Consciente el Presidente que necesitaba dar un envión de ánimo a su amigo de muchas batallas, no le quedó más que echarle el resto para que no quedara la más mínima duda de que le sigue teniendo toda la confianza que no pocos ya daban por terminada entre ambos funcionarios. Así pues, afirmaría:

Cuitláhuac García Jiménez

             

           “Cuitláhuac García, es un gobernador con convicciones, inteligente, pero sobre tofo, honesto, un hombre bueno, no de malas entrañas, y eso importa mucho, para garantizar la paz y la tranquilidad a mis paisanos veracruzanos”. Tales palabras generaron aplausos y vítores de los presentes que supieron que el gobernador está firme, sólido…..al menos hasta ahora….

    El presidente podrá darle todo el apoyo a sus amigos gobernadores de Morena, pero lo cierto es que la violencia no para, y no se ve como vaya a detener este grave problema que amenaza con salirse de control cada vez con mayor fuerza…

BREVES INDISCRETAS….

Pasado mañana se cumplirá una semana del homicidio del ex agente ministerial. Leopoldo Eduardo Soto Cortez, a manos de efectivos de la policía municipal cuando intentaron someterlo. Lo que muchos se deben de estar preguntando es si la alcaldesa, María Eugenia Campos Galván, va a pedirle la renuncia al titular de la DSPM, Gilberto Loya, o lo va a solapar, es decir, perdonarlo, no obstante que mataron a golpes al ex policía en presencia de la esposa y los hijos del ex policía. Lo cierto es que Campos Galván, con este hecho pierde mucha credibilidad y su imagen se ve muy desgastada por este tipo de incidentes que la dejan muy mal ubicada, aunque sus fieles escuderos juren y perjuren que su candidatura será un hecho en el 2021…

María Eugenia Campos Galván

Y ya que hablamos de turbios policías, y lo más grave de autoridades por demás cuestionadas, vinculadas al crimen organizado, como es el caso del edil de Hidalgo del Parral, Alfredo “El caballo” Lozoya, quien quedó gravemente exhibido y vulnerado tras la detención de El Policholo, Mario Iván Ruíz, el mismo que habría levantado y ejecutado en complicidad con varios sicarios a cuatro enfermeros del Hospital General de esa localidad.

   En palabras del síndico de Parral, Ildefonso Caro, al “Policholo” no solo lo protegía el edil, que ya es mucho decir, sino también el secretario del Ayuntamiento, Francisco Sánchez y el jefe de la policía, Hugo Bueno. Para darnos una idea de cómo lo protegían, basta saber que sus ingresos vía nómina, eran mucho más altos que el resto de los policías. Pero, además, hacia rondines por toda la ciudad, cuando el municipio estaba dividido en dos secciones. Al norte y la sur. El Policholo, tenía vara alta, pues se movía como pes en el agua, y todos los efectivos municipales le obedecían sin chistar, por el picaporte que tenía con el edil, el secretario municipal y desde luego, con el jefe de la policía quien le dispensaba un trato preferente. Nunca se le sometió a exámenes de confianza, que con toda seguridad no habría aprobado, aseguró el síndico.

  Desde hace 15 días, Lozoya, ya no es el mismo, pues quedó como un chivo en cristalería. Muy ventaneado….

POSDATA.

LES va a brotar mucha mugre en días próximos al ex director del ISSSTE, José Reyes Baeza y a su adorado cómplice, Héctor El Teporocho, Valles Alvelais. Se chingaron mucha, pero mucha lana en los sobre precios que aplicaron a medicinas y muchos insumos que manejaba dicha dependencia en el sexenio de EPN. Ya lo verá…

Jorge Alfredo "El Caballo" Lozoya Santillán

........
 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio