how to build a site
Mobirise

21-10-2019



*Y ahora ¿quién podrá defendernos del narcoterrorismo?

*José Luis Lamadrid Téllez, otro de los gurús de Cruz Pérez C.

Juan Antonio TORRES

Mobirise
 

ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR

Tras la crisis de inseguridad y violencia que se vivió durante varias horas, el pasado jueves en Culiacán, Sinaloa, el bastión del Cartel del Pacífico, durante las cuales el poder del narco y del crimen organizado puso de rodillas al gobierno federal, que encabeza, Andrés Manuel López Obrador, no son pocos los ciudadanos mexicanos pensantes, que deben de preguntarse y ahora, ¿quién podrá defendernos? de una agresión o un ataque semejante que se registre en otra entidad, donde el hampa, tiene como rehenes a pueblos y gobiernos completos.


Se imagina usted, si por mera equivocación, alguna corporación detuviera o capturara a algún familiar de un capo peligroso, como pudiera ocurrir en Jalisco, Guerrero, Tamaulipas, Guanajuato, Baja California, El Estado de México, Nuevo León, y por supuesto, Chihuahua, que podrían hacer las policías locales y estatales ante el poder de fuego que ya demostró El Cartel del Pacífico, cuando la Guardia Nacional se atrevió a ponerle una mano encima, a Ovidio Guzmán López, uno de los vástagos del capo, Joaquín Archibaldo El Chapo Guzmán, a quien casi le pidieron disculpas, después de que lo detuvieron por unos minutos.


La gente de El Chapo, ya le demostró al gobierno de la 4T y al inquilino de palacio nacional, que con ellos no se juega. Y no se anduvieron con miramientos, para demostrarles que se iban a morir en la raya, por salvar el pellejo del hijo del patrón.

Lo que pasó en Culiacán podría repetirse sin ninguna duda, en Jalisco, donde el Cartel Jalisco Nueva Generación, son un poder de facto. Y sino que se lo pregunten a Enrique Alfaro, el mandatario estatal, quien está por cumplir su primer año de gobierno.


En esta entidad, reside la familia de Nemesio Oseguera (a) El Mencho, a quien no han podido o no han querido capturar, no obstante que la esposa, se mueve en Guadalajara y en Zapopan, sin que nadie, la moleste.

Mobirise
 

ALFONSO DURAZO MONTAÑO

En Guanajuato, donde la vida no vale nada, según rezaba la letra de una de las canciones más hermosas, de José Alfredo Jiménez, también los señores del narco, han sido intocables, prueba de ello, es que dicha entidad, sigue estando a la cabeza, en lo que se refiere a crímenes dolosos o de alto impacto.


Y a poco en Guerrero, donde los rojos, o los guerreros unidos, han tenido en un puño desde que llegó al gobierno, el priista, Héctor Astudillo, no podrían repetirle la medicina a las tropas de la Guardia Nacional, que hasta hoy han sido sobajadas, insultadas por la población de diferentes puntos de la República Mexicana, que se ha dado el lujo de desarmar a los militares y humillarlos y hasta grabarlos para luego por las redes sociales, exhibirlos, al cabo que el comandante en jefe de las fuerzas armadas, el nativo de Macuspana, Tabasco, Andrés Manuel López Obrador, aguanta eso y más…


El mismo que desde su toma de posesión, el pasado primero de diciembre, se llenaba la boca para decirles a sus compatriotas:


“Al margen de la ley, nada, por encima de la ley, nadie”.


Y también, para recordarles a los narcos, o los sicarios que se porten bien, porque si no los van a regañar sus abuelas, al son de:


“Fuchi”, “guácala”, “fuchi”, “guácala” frases y más frases, que por desgracia hoy son motivo de sorna, burla de propios y extraños.


Con lo ocurrido el pasado jueves 17 de octubre, los grupos delictivos del crimen organizado, de todo el país, ya se dieron perfectamente cuenta, lo que pueden hacer, si el gobierno los pone en aprietos y les arresta uno de los suyos.


A rescatarlo(s) a sangre y fuego, que para eso les pagan. No para hacer como que trabajan, como los encargados de la Guardia Nacional y la propia Sedena, que hicieron el papelón en lo que va de este primer año de un gobierno, que día que pasa, exhibe, enseña sus terribles falencias, propias de un gabinete, que está mal, pésimamente elegido o estructurado.

Mobirise
 

OVIDIO GUZMAN LOPEZ

A guisa de ejemplos, están los casos del cuestionado secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo Montaño y la actual secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.


Podría decirse, sin temor a equivocarme, que ambos están en fuera de lugar.


Ambos funcionarios no tienen el perfil o un palmarés que los acredite con amplias credenciales para haberlos ubicados en tan privilegiados encargos, pero más allá del poder que manejan, no tienen el conocimiento, ni la experiencia y mucho menos el carácter para enfrentar situaciones de alto riesgo para enfrentar crimínales de altos vuelos, que desde luego no se van a tocar el corazón, para intimarlos y si se puede bórralos del mapa.


Ahí está el caso de Ramón Martín Huerta, ex secretario de Seguridad Pública, en el sexenio de Vicente Fox, quien “fue bajado” de su nave en una gira de trabajo.


Invocar al sentido de humanidad, para no haber enfrentado a los criminales, bajo el pretexto de haber generado una masacre entre los pobladores de la ciudad de Culiacán, Sinaloa, es simplemente un pretexto que nadie le cree.


Ya me imagino a Obama, o a Trump, teniendo clemencia o piedad, por los terroristas que le han quitado la vida a miles de ciudadanos norteamericanos y de otras nacionalidades en los Estados Unidos, y permitirles que se escapen por temor a represalias de Al Qaeda. Eso nunca lo veremos en el país de las barras y las estrellas.


Aquí en nuestra patria si.


Aquí se les inculca a los soldados que si el pueblo les da una bofetada, pongan la otra mejilla. Pero no sólo eso, que los insulten, los humillen delante de todos.


Pero lo que más me decepciona a mí en lo personal del presidente, es que asegure que la labor de la Guardia Nacional, ¡va muy bien!


Cuando no han logrado detener a ningún capo de alta peligrosidad, y cuando lo hacen lo dejan ir, porque se podría desatar una masacre.


Pero si estos crímenes se registran un día sí y otro también,


¿Qué hubiera pasado en Culiacán, que no hayamos visto en relación a crímenes de policías, soldados y obvio de personas.

Si López Obrador, cree que los ciudadanos le van a tolerar todo este tipo de yerros monumentales, de terribles pifias, por su culpa, a ver si en los comicios del 2021, no le dan una soberana sorpresa y hasta le andan revocando su mandato por solo tres años y no por 6.


Si la autoridad política de López Obrador, quedó en entredicho con la crisis de violencia e inseguridad que se vivió en Culiacán, que exhibió y vulneró la imagen de las fuerzas armadas, como habrá quedado la credibilidad de Alfonso Durazo Montaño, a quien, ya los altos mandos de la Secretaria de la Defensa y La Marina, ya no lo soportan, por qué ni tiene los conocimientos, mucho menos la pericia para atender este tipo de asuntos de seguridad nacional, que no se aprenden siendo secretarios particulares de secretarios de Estado o de presidentes, sino literalmente en la línea de fuego, que nunca estará el titular de la Secretaria de Seguridad Pública, quien ya no siente lo mojado, sino lo tupido.


Si creía que la candidatura al gobierno de Sonora para el 2021, ya la tenía en la bolsa, es un hecho que con el papelón o él ridículo que hizo el gabinete de seguridad el jueves pasado en Culiacán, Sinaloa, es muy probable que los sonorenses le apliquen el voto de rechazo porqué no trae nada que brille en su hoja de servicios.


Salvo, las pifias que lo posicionaros en todos los medios de comunicación, pero por su ineptitud supina.


En Sonora el PRI tiene el poder. Morena amenazaba con quitarle la estafeta a Claudia Pavlovich, pero después de los sucesos de la fallida captura de El Chapito,,es muy probable que ni a candidato llegue, Durazo Montaño….


Salvo que recapturen a Ovidio Guzmán antes del 2021.


Y eso está en chino, y más con la filosofía amorosa de El Peje, de que para combatir a los criminales hay que hacerlo “con abrazos, no con balazos”


O mandando a las abuelitas por delante para que les jalen las orejas a los malosos….


POSDATA.


DÉJEME le cuento, que el ex delegado de SEDESOL, José Luis Lamadrid Téllez, es otro de los gurús, que tiene como asesor el senador de Morena, Cruz Pérez Cuéllar, aunque usted no lo crea. Pues si, el frustrado aspirante a diputado local, en las elecciones federales del 2018, era tan, pero tan querido por Juan Pueblo, que los ciudadanos no lo pelaron y votaron en su contra dándole el triunfo a su contendiente del PAN. Lo trapearon sus conciudadanos porque sabían la clase de ex funcionario que había estado al frente de dicha dependencia federal en tiempos de Enrique Peña Nieto. Lamadrid, llegó a ese encargo, no porque fuera muy brillante o tuviera una destacada trayectoria en la administración pública, no llego, ahí, porque su hermana menor, Jéssica, había sido amante de ocasión de Peña Nieto y gracias a esos amoríos se pudo volar al gobierno, José Luis. Llegó por partes húmedas pues.


Gracias a ello, le alcanzó hasta para ser aspirante a diputado local, pero no pasó de ahí. Lo que natura no da, Salamanca no lo compra. Y le dieron palo. Hoy, presume que se ha colado al war room de Pérez Cuéllar, para asesorarlo en su proyecto a la gubernatura en el 2021. Ya en ediciones anteriores, le habíamos dicho de Fernando Villarreal, Luis Pavel Aguilar Raynal, de Jorge Esteban Sandoval, de Rubén Aguilar Gil y por supuesto de Hector Ochoa- (alias) cucorrupto, el turbio ex jefe de prensa del putrefacto, ex edil de Chihuahua,


Javier Alonso Garfio Pacheco, quien terminó en la cárcel por tanto latrocinio cometido en su gestión al frente de la Comuna de Chihuahua.


El próximo 27 de octubre, Pérez Cuéllar, presentará su primer informe de gobierno, y no son pocos los que preguntan si dará a conocer el equipo de asesores que lo apoyan en la capital del estado, en pos de la gubernatura de Chihuahua.


Los mal pensados, dicen que con estos asesores, no se sabe si son Los Jinetes del Apocalipsis, o los Power Rangers, o en su defecto, Las Tortugas Ninjas, porqué a leguas, se les ve un caparazón al que no le entra nada, mucho menos las críticas, o los señalamientos por su cuestionada imagen.


También, el ex priista, Miguel Ángel González, es otro de sus gurús. El nativo de Bocoyna, cuando fue presidente del PRI estatal, tuvo el craso error de incluir en su equipo de trabajo, a Clemente Aviles, como integrante del Consejo Político Estatal del tricolor. Clemente era vástago del extinto narco, Carmelo Aviles Labra, cerebro financiero de los Arellano Félix en los 80s. Clemente fue asesinado en Chihuahua, por sus nexos con el crimen organizado.


Así pues, brillan en el equipo de Cruz, peñistas y duartistas al por mayor. Tal parece que esas serán las cartas credenciales que más pesarán para los que quieran figurar en el Deeam Team de Cruz Pérez Cuéllar.


Y no son todos, aún hay más…

Domicilio

Calle Berlín #2204,
Col. Mirador C.P. 31250
Chihuahua, Chih.
México

Contacto:

Email: contacto@dossier.com.mx
WhatsApp: +52 (614) 178-9473