NRIQUE

Fecha: 20-05-18

        *Con la captura de Carlos Arturo Quintana El 80 por la Sedena y la

          Policía Federal, EPN, le da cachetada con guante blanco a Javier Corral.

Por: Juan ANTONIO TORRES
 
 

JUAN CARLOS QUINTANA "EL 80"

                               En la víspera de que arranquen las elecciones  para alcaldes y diputados locales, el gobierno federal que encabeza, Enrique Peña Nieto, logró asestar un golpe seco al crimen organizado, tras la captura de Carlos Arturo Quintana, alias El 80, quien mantenía en jaque a la administración estatal de Javier Corral, que no quiso aventarse el tiro de capturarlo ni vivo ni muerto, no obstante que desde sus primeros días como gobernador electo de la vasta entidad, le había dado “72 horas para que abandonara el estado” que con el devenir de los días y los meses se convirtieron en parte de sus discursos incendiarios, pero carentes de acciones concretas en los hechos.

EPN

                                                 Pura retórica, bravatas, sin ton ni son. Ni más, ni menos.

                                                 Las amenazas de Corral Jurado, sólo sirvieron para que el peligroso gatillero del grupo criminal de La Línea, se creciera ante dichos amagos y la emprendiera en contra de policías estatales, municipales que estaban enchufados con la banda antagónica del Chapo Guzman, que desde tiempo atrás le han disputado las principales plazas para el trasiego de drogas a los Estados Unidos.

                                                   Así pues, los habitantes del Estado Grande, cansados, hartos del baño de sangre que está sufriendo una vez más Chihuahua,  se despertaron la mañana del viernes 18 del mes en curso, con la noticia de ocho columnas en los principales diarios matutinos de que había sido capturado en el municipio de Namiquipa, Carlos Arturo Quintana, alias El 80 en un operativo de alta inteligencia por parte de la Sedena y la Policía Federal, cuando el capo del Cártel de Juárez, dormía plácidamente en una de sus casas, sin que se disparara un solo tiro para lograr su captura.

                                                 Se sentía tan seguro, tan protegido por las policías locales, que la sorpresa fue mayúscula cuando se vio rodeado de militares y federales, quienes tenían la orden de capturarlo “vivo o muerto”.

                                                  Para nadie era un secreto que El 80 había sido el principal operador de un sinnúmero de ejecuciones de agentes ministeriales de la Fiscalía Estatal, y desde luego de policías municipales que estaban trabajando para Los Chapos de Joaquín Guzmán Loera, extraditado a los Estados Unidos en el 2017.

                                                  Según, un policía que pidió el anonimato a quien esto escribe, Quintana, El 80 manejaba varias alcaldías a su antojo, los ediles de Zaragoza, Gómez Farías, Buenaventura, Namiquipa, Riva Palacio, Guerrero, Bachiniva, Cuauhtémoc y Madera, se le tenían literalmente que “cuadrar sin chistar”, y poner a todos los elementos policiacos a su servicio, para que le sirvieran como “orejas” o “antenas” de alguna incursión por parte del Ejército o la Marina Armada de México.

                                                 Era un clamor generalizado, un secreto a voces, que El 80 era un sicario temido por ediles y policías. No se andaba con miramientos para quien lo traicionaba.             

                                                 Para demostrar quién tenía el poder, Quintana ordenó en enero del 2017 la muerte de su ex lugarteniente, César Gamboa Sosa, alias El Cabo, quien se atrevió a disputarle el control de la zona noroeste, porque se enteró que ya lo había traicionado aliándose con sus enemigos de El Chapo Guzmán.

                                     Más allá de la captura de un sanguinario capo del crimen organizado lograda por el gobierno federal emanado del PRI del todavía presidente de México, Enrique Peña Nieto, con el cual ha sostenido fuertes y agresivos diferendos públicos el jefe del Ejecutivo estatal, Javier Corral Jurado, quien ha acusado al huésped de Los Pinos, de ser un cómplice protector de los millonarios atracos perpetrados por el hampón ex gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, quien sigue gozando de cabal libertad en el vecino país de las barras y las estrellas, desde hace 19 meses en que dejó la gubernatura del estado.

                                    En un contexto de enfrentamiento, de abierta confrontación entre el Presidente y el Gobernador, se da pues, la aprehensión de un peligroso delincuente, que mantenía asolados pueblos, autoridades y ciudadanos, por el régimen priista, para taparle la boca al lenguaraz y belicoso mandatario de Chihuahua, quien en sus mitines y caravanas por la Dignidad de Chihuahua, le gritó hasta el hartazgo a Peña Nieto, que “si querían ver de rodillas a Chihuahua, nunca lo lograría”.

                                  Con todo lo que se le pueda acusar a EPN, de corrupto, de ser el peor presidente que hemos tenido los mexicanos en los últimos 30 años, lo cierto es que el titular de la Secretaria de la Defensa Nacional, el General Secretario, Cienfuegos, logra el arresto de El 80, que no pudieron o no quisieron llevar a cabo, Peniche Espejel, ni Aparicio, y desde luego, el propio gobernador, Javier Corral.

GENERAL CIENFUEGOS

                                   El mismo jefe policiaco que me comentó de los controles que tenía Quintana en los municipios serranos antes citados, me reveló que desde hace unos meses se rumora que aunque el inquilino del palacio de gobierno lo niegue, cada vez se escucha de manera más que insistente que ya hay arreglos, componendas o cochupos con los linieros que comandaba El 80 y que precisamente por eso ya no lo molestaban, porqué ya estaban trabajando “bajo cuerdas” como ocurría en los tiempos idos de César Duarte, cuando recogía presuntamente las igualas millonarias mensuales, Pablo Rocha, ex jefe de la Policía Única, dependiente de la Fiscalía Estatal, que comandaba, Jorge González Nicolás.

                               Ya han pasado dos días de la captura de Carlos Arturo Quintana, y del ronco pecho de Javier Corral no ha salido ningún mensaje o comunicado de gratitud por el certero golpe dado a uno de los líderes del hampa organizada.

                                Lo cierto es que si Corral Jurado, me dijo un ex procurador de Justicia de Chihuahua, tuviera los arrestos- me lo dijo de otra forma, pero por respeto a nuestros lectores, no lo decimos de manera textual- del ex gobernador, Óscar Flores Sánchez, o del mismo Patricio Martínez, García, no le hubieran dado 72 horas, sino que le hubieran dicho, “se está haciendo tarde para que te vayas de Chihuahua, sino haces caso,  vas amanecer con un tiro en la cabeza o ahogado en el río” para eso tenían gatilleros o pistoleros con charola en la Policía Judicial, como, Elías Ramirez Ruíz, la hiena de Parral, o Jesus José SOLIS Silva, “Chito Capone”.

                                Claro que también negociaron con muchos malandros con, “los que estaban puestos” a cambio de muchos, muchos billetes verdes…

                                 La pregunta que ya flota entre la tropa de la Fiscalía, y en la Policía Única, es ¿quién se está llevando la tajada de león? Por qué santos no son ni César Peniche Espejel, ni su subordinado, Aparicio.

                                Javier jura y perjura, que él no tiene precio, mucho menos acuerdos no escritos con los de la maña.

                                Que se cuide, porqué se lo pueden estar llevando al baile, sí que se de cuenta, al fin de cuentas, no dejan de ser policías, sus subordinados……

JAVIER CORRAL

POSDATA.

Empezamos a hacer encuestas con miras a los comicios presidenciales y vamos de sorpresa en sorpresa, Andrés Manuel López Obrador, en los 9 municipios que hemos visitado se ha consolidado en el primer lugar, superando de manera más que holgada al candidato panista, Ricardo Anaya, y no se diga del insípido abanderado del PRI, José Antonio Meade, que nomás no pinta. En ningún municipio ha aparecido en el primer lugar. Ya estuvimos en Parral, Jimenez, Camargo, Delicias, Ojinaga, Nuevo Casas Grandes, Buenaventura y Ascensión y Cuauhtémoc. Nos falta Chihuahua capital y Ciudad Juárez…¿Ocurrirá lo mismo?

Ya lo sabremos. nos está pasando lo mismo cuando empezamos a encuestar quien era el mejor candidato a gobernador de Chihuahua en el 2016,

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio