Fecha: 17-09-17

*Despojos, escombros del PRI y del PAN, ¿futuros candidatos de MORENA?

Por: Juan ANTONIO TORRES
 
 


 

Imagen relacionada
ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR

                                                            Se acercan los tiempos con marcado acento a la pirotecnia electoral. El paso inexorable del tiempo, sigue su curso, sin que nada, ni nadie lo pueda detener.

                                                           Como es de suponerse, los partidos políticos, que se nutren de candidatos o abanderados a los diferentes puestos de elección popular, cuando llegan los tiempos de las campañas políticas, empiezan a barajar nombres, nombres de aspirantes y suspirantes a algún encargo de representación popular, más allá de sus perfiles y sus palmareses personales.

                                                           Es así, pues, que tras la debacle del PRI, gracias por supuesto, al pésimo gobierno del innombrable, ex mandatario estatal, César Duarte, y en forma paralela, al fortalecimiento del panismo, mejor dicho del corralismo, porqué los panistas tradicionales no votaron por él hoy gobernador de Chihuahua, es que muchos priistas que nunca fueron tomados en cuenta en el pasado sexenio por no convenir a los intereses del ballezano, y porqué pertenecían a otros grupos, empiezan a candidatearse, con otros institutos políticos emergentes, como es el caso de Morena, el negocio que es propiedad del tabasqueño, Andrés Manuel López Obrador.

                                          Lo que llama la atención, es que la mayoría de estos personajes que se desgarran hoy las vestiduras de “transparentes” son fichas muy achicharradas, demasiado quemadas, que parecen chapulines, o, mejor dicho, trapecistas de circo, que han desfilado en otros partidos, donde ya dieron todo lo que traían, y literalmente ya no caben ahí, por desgracia, son la mayoría, que no todos.

JAIME BELTRAN DEL RIO

                                             Pero saltan a la vista, dos nombres, los dos de origen azul, Cruz Pérez Cuéllar, ex líder del PAN estatal, y compadre del ahora gobernador, Javier Corral Jurado. El otro sujeto, es nada más y nada menos que el ex edil de Delicias, Jaime Beltrán del Río. Ambos fueron contendientes a la gubernatura de Chihuahua, en los pasados comicios. El primero de ellos por el Movimiento Ciudadano; el segundo por el PRD. Para nadie es una novedad que fueron financiados con muchos recursos económicos, por el putrefacto ex gobernador, Cesar Duarte, con la explícita finalidad de restarle votos, a su enemigo acérrimo, Javier Corral, aplicando aquella vieja máxima de Nicolás Maquiavelo de “divide y vencerás”.

                                          Hicieron el ridículo, pues su votación no superó ni los 7puntos porcentuales entre los cos juntos. Eso si se chuparon una buena lana que les dieron para hacer proselitismo. Pues bien, hoy, ya andan en la pepena, de querer ser una vez más candidatos. Los posibles electores, se debe preguntar ¿pero a qué?

                                         ¿A senadores? ¿A diputados federales? ¿A diputados locales?

CRUZ PEREZ CUELLAR

                                         ¿Necesitará MORENA, de estos cuestionados personajes, para ayudarle a AMLO a ganar la Presidencia de la República?

                                        Sinceramente, yo creo que no. Todo lo contrario, le hacen mucho daño, pues está visto que andan sobre el billete. Les encantan los reflectores, que los entrevisten, como si fueran unas celebridades.

                                       Por desgracia, no son los únicos. Le doy más nombres. Se manejan los nombres de Fernando Tiscareño, José Antonio López, Óscar Castrejón Rivas.

                                       Tiscareño, de extracción tricolor, fue secretario particular del ex edil pillo de Marco Adán Quezada. En ese espacio, pasó con más pena que gloria. Fue más un obstáculo que una pieza que le sirviera a Quezada en hacer un mejor papel. Tiscareño, presume de ser pariente de Bertha Luján, quien pertenece al círculo cercano AMLO. Pues bien, Fernando, se siente con los tamaños para aspirar a la alcaldía de Chihuahua. ; ¡Hágame usted el favor! ¿Creerá este tipo que los votos le van a caer del cielo?

                                        Otro personaje que quiere sacrificarse por Morena es Toño López, ex diputado del PAN, y ex candidato a la alcaldía de Chihuahua. Es un rabioso ex panista, quien jura que puede dar la sorpresa y lograr un triunfo para las huestes morenistas.

                                      La primera pregunta que salta a la vista es si, con estos perfiles, las huestes de AMLO, lograran sumarle las simpatías, las voluntades suficientes para que el tabasqueño, alcance el objetivo primordial de llegar a Los Pinos.

FERNANDO TISCAREÑO

                                      Puedo asegurar, que ni con Pérez Cuéllar, ni con Beltrán del Río, mucho menos con Tiscareño, ya no se diga con López Sandoval, los de Morenz, van a lograr grandes cosas. Es un sueño guajiro que pudieran ganar la alcaldía de Chihuahua. Posiblemente tengan una mínima posibilidad de acceder a una diputación local, y eso sería una sorpresa mayúscula. ¿Le sumarán votos o se los restarán a Morena?

                                      De izquierdistas, tienen lo que yo tengo de astronauta. Con esos despojos, va a ser poco probable que le ayuden de forma importante o preponderante al tabasqueño. Hay otros que, desde luego, si son de Morena, como Oscar Castrejón Rivas, o Martin Chaparro, que tendrán todo el derecho a pelear por un espacio, por un puesto de elección popular. Por lo menos a ser candidatos ya tienen de entrada esa posibilidad. De que ganen, ese es otro cantar.

                                        Hay, otros que se manejan que tienen por lo menos tienen en su favor trayectoria dentro de la administración pública, como es el caso del ex diputado local y federal, Víctor Valencia de los Santos, el mismo que ha ocupado relevantes puestos dentro del gobierno estatal en épocas pasadas.

                                      Pero, además, tuvo la gallardía de renunciar al PRI, cuando Duarte hacía y deshacía dentro del PRI y no se diga, en la administración estatal. Conforme pasen los días, otros nombres saltaran a la palestra para ver si la pegan. Gente del ex gobernador, como Jesús Luna, ex secretario privado del ex gobernador, CDJ. Otros como, Fernando Villarreal, que pasaron con más pena que gloria en el trienio de Marco Quezada.

VICTOR VALENCIA DE LOS SANTOS

                                      Villareal, cobró como director de Atención Ciudadana, y bien! Pero de eso a que haya hecho un papel destacado, hay un mar de diferencia.

                                   Morena, tendrá que elegir bien, lo que se dice elegir con inteligencia. No hacer candidatos a los cuates, sino a perfiles sustentados en el ámbito empresarial, profesional, académico, y obvio en la administración pública, y que tengan solvencia moral, probidad, y que por lo menos sepan leer y escribir bien, porqué se topa uno con cada zopenco que lo único que hacen es denigrar la política.

                                   Si Morena, quiere emerger como un instituto político fuerte, sólido, en los próximos comicios constitucionales en los que se elige al futuro presidente de México, 9 gobernadores, 128 senadores, 500 diputados federales, independientemente de los 67 ediles, los 22 diputados locales de mayoría, debe escoger bien a los que se quieren “sacrificar” abanderando alguna candidatura de este instituto político.

                                    Si quiere desplazar al PRD como tercera fuerza política, será imperativo una elección en la cual los candidatos, no sean de relleno a ver qué sacan, a ver cuántos sufragios le suman a López Obrador, sino no van a aprovechar que los electores ya están poco más que hartos de los priistas, sobre todo del duartismo, y también que se sienten desencantados del lamentable gobierno que está llevando a cabo, el mandatario panista, Javier Corral, al cual entre muchos factores en su contra se le está saliendo de control el problema de la violencia, de la inseguridad, de que el combate contra la corrupción y sus principales protagonistas se quedó en el limbo.

                                      Morena, tiene una oportunidad única, de trascender, de ser un factor de cambio. Más allá de que AMLO, logre su objetivo en esta tercera ocasión de alcanzar ser el huésped de Los Pinos.

                                     ¿Lo veremos, o se quedará nada más en el intento?

                                                                         

POSDATA.

ENRIQUE OCHOA REZA

No se necesitan más de dos dedos de inteligencia para percatarnos, como el gobierno de Enrique Peña Nieto, y obvio todos sus alfiles, protegen desde las diversas instancias del poder, dígase la PGR, al hampón más grande que hemos tenido los chihuahuenses, como fue el caso de César Duarte. En lo que va del año, el todavía líder del CEN del PRI, Enrique Ochoa Reza, ya no ha vuelto a hacer algún pronunciamiento porqué sea expulsado del PRI, el ballezano, cuando todavía el año pasado si hizo algunos señalamientos en contra del ahora prófugo de la justicia. Yo seguiré insistiendo que Duarte, será un trofeo de guerra que habrán de presumir los mismos tricolores, a principios del 2018, cuando empiece la efervescencia de las elecciones presidenciales. Un indicador inequívoco será que lo echen del otrora partidazo, de ahí en adelante, todo lo demás, será consecuencia nada más. Ochoa Reza, no se aventará en contra del ex gobernador mientras no se lo indique su jefe político, quien lo puso en el PRI. Lo importante es que Corral Jurado, no baje la guardia ni un pelo, porqué sino entre el imaginario colectivo se tendrá la percepción que ya hubo un pacto o acuerdo en lo oscurito, que desde luego le podría cobrar muy caro la factura al inquilino del palacio de gobierno, quien ya tiene cansada a la ciudadanía por prometer una y otra vez que “Duarte va a caer”. La ciudadanía ya no quiere retórica, sino hechos. Así de plano…

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio