Fecha: 15-03-17

*Los duartistas, vivitos y coleando.

Por: Juan ANTONIO TORRES
 
CESAR HORACIO DUARTE JAQUEZ

Contra lo que muchos se hubieran imaginado, a cinco meses del nuevo régimen que encabeza el panista, Javier Corral Jurado, en Chihuahua no ha ocurrido lo que muchos esperaban:

La aprehensión de una buena parte de la banda del ex gobernador, César Duarte y obvio, que el ex inquilino del palacio de gobierno, estuviera sufriendo el acoso, ya no digamos de sus adversarios políticos que juraron quemarlo en leña verde, sino de las autoridades de la Procuraduría General de la República, y si usted me apura, de la misma Interpol, que lo estarían rastreando en diversos puntos del mundo.

Una situación muy similar a la que hoy enfrenta, el ex mandatario jarocho, Javier Duarte de Ochoa, a quien además le han decomisado ranchos, y un sinnúmero de propiedades en varios puntos del país.

Por desgracia, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, quien si por algo se distinguió en su pasada campaña electoral, fue por su discurso justiciero en el sentido de que llevaría a la cárcel al ladrón más grande que habían tenido los chihuahuenses como era el caso concreto del ballezano, César Duarte.

Es por todos sabido que a Javier Corral le encanta las cuestiones mediáticas y las vendettas políticas.

Es como aquel mago que le prometió a su público, a sus seguidores, liebre, pero luego se sacó de la manga, un gato y para su desgracia acabó hecho un garabato, por qué no ha cumplido lo que prometió ante propios y extraños.

La anhelada captura de César Duarte, conforme han pasado los días y los meses, ha venido cayendo para su desgracia política en el terreno del escepticismo, no obstante que está acusado de un sinnúmero de delitos entre los cuales se destacan, enriquecimiento ilícito, desvío de recursos y delincuencia organizada.

Tan confiados se sienten los duartistas, que ya se les puede ver en los cafés políticos de esta capital, lo mismo que en restaurantes de postín, mandando así un mensaje a sus críticos de que no le tienen el más mínimo miedo al nuevo gobierno panista, que habría prometido los llevaría ante la justicia porqué era un clamor generalizado de los chihuahuenses, desde los tiempos de la pirotecnia electoral.

JAVIER GARFIO PACHECO

No eran pocos los ciudadanos de la vasta entidad, que realmente le creyeron a Corral Jurado, de que para estas fechas, no solo le jefe de ese grupo criminal, como César Duarte, sino algunos de sus principales testaferros, como fueron los casos del ahora diputado federal, Carlos Hermosillo, “el galeno” Pedro Hernández Flores, el ex secretario de Hacienda, Jaime Herrera Corral y el propio, ex edil de Chihuahua, Javier Garfio Pacheco, para estas fechas ya hubieran sido llamados a declarar ante la Fiscalía General del Estado, y que lo hicieran llevando bajo el brazo, no uno, sino varios amparos.

Pero no. Nada de nada.

PEDRO GENARO HERNANDEZ FLORES

Mientras Miguel Ángel Yunes, da un día sí y otro también golpes mediáticos a su antecesor, Javier Duarte y a su cómplice, Flavino Ríos, aquí en Chihuahua, parece que el tiempo se detuvo y que el ex gobernador, César Duarte no quebró un solo plato, cuando en los hechos, dejó entre el recuento de los muchos daños, una administración colapsada, hipotecada por varias generaciones, que fue un botín para muchos de sus principales ex colaboradores del primer círculo del poder.

Los duartistas, no están muertos. En lo más mínimo. Ahí están, esperando que vengan los tiempos político- electorales para tratar de hacerse de poder; o sea, candidatos a diputados locales, federales, senadores, o alcaldes en los 67 municipios que conforman la geografía política de la vasta entidad norteña.

CARLOS HERMOSILLO ARTEAGA

Los duartistas, están atrincherados en el PRI estatal, en las alcaldías que lograron ganar en los comicios pesados. Tienen delegaciones federales, además de los comités municipales y no se diga en los seccionales. Si algo tienen en común todos ellos, es que le siguen prendiendo velas a César Duarte, para que éste no sea llevando a prisión, aunque esto le cobre una alta factura al mismo PRI, porqué para nadie es un secreto, que el ex gobernador goza de un manto protector de impunidad que se le brinda desde Los Pinos, porqué contribuyó con muchos millones de pesos para la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en el 2012.

Los que pagaran un alto costo político de que Duarte siga vivito y coleando, son por supuesto, los panistas en un primer término, y en un segundo término, los priistas que no formaron parte de ese grupo político, o sea, los reyesbaecistas, quienes para nadie es una novedad son los que deben tomar los bártulos del tricolor en los diferentes espacios, antes de que se conozcan los resultados de los comicios en los tres estados donde se renovarán las gubernaturas, como son, el Estado de México, Coahuila y Nayarit para revertir el estado de cosas que hoy sufren gracias al desaseo con que se manejó a lo largo del sexenio pasado, un putrefacto personaje que se ufanaba en presumir que “el poder era para poder”.

JAIME RAMON HERRERA CORRAL

Ya lo había dicho yo en espacios anteriores, que los duartistas tienen varias cosas en común:

Son cínicos, corruptos, y les sobra el dinero.

Pero además van por el poder a costa de que lo que sea.

Si Javier Corral no cumple lo que prometió en campaña, ya me imaginó el voto de castigo que habrá de cobrarle una muy cara factura al panismo, más allá de que pertenezcan a ese grupo político, al de Gustavo Madero, o Maru Campos.

Van agarrar parejo.

Al tiempo. Este régimen lleva la misma hoja de ruta del sexenio de Francisco Barrio, quien después de que se cubrió de gloria ganando la gubernatura en 1992, seis años después entregó todo.

Fue debut y despedida.

Parece que la historia se vuelve a repetir.


 

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016
visivatek

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio