Fecha: 13-04-18

 

*Marco Quezada, un pésimo amuleto para Reyes.

Por: Juan ANTONIO TORRES
 
 

MARCO QUEZADA

                              El ex edil de Chihuahua, Marco Adán Quezada Martínez, vuelve a las andadas.

                        El frustrado aspirante a gobernador de Chihuahua, el priista, Marco Quezada, anda feliz, porqué su compadrito del alma, José Reyes Baeza, El Tibio, quien ahora es aspirante al Senado de la República, ya le dio la anhelada oportunidad de ser su coordinador de campaña para la región de la Ciudad de Chihuahua.

                         Deben andar tan despistados los dos que, les valió una pura y dos con sal, que el ex mandatario de Chihuahua, nomás no pinta como puntero en los sondeos de opinión. Está ubicado en un lejano segundo lugar, detrás del panista, Gustavo Enrique Madero Muñoz, y quien le está pisando los talones, es el ex panista, Cruz Pérez Cuéllar, hoy bajo las siglas de Morena, quien lo puede desbancar hasta el tercer lugar.

                           Dice un viejo adagio que “no tiene la culpa el indio, sino quien lo hace compadre”. Reyes, cree, debe pensar que los chihuahuenses, ya se olvidaron de todas las pillerías que cometió el diminuto hombrecillo, cuando fungió como edil de Chihuahua, del 2010 al 2013. A tal grado fueron sus actos de rapiña y trapacería, que en los comicios del 2016, cuando su respetable esposa, Lucía Chavira, tuvo la oportunidad de ser candidata a la alcaldía de Chihuahua, por el PRI, frente a la hoy alcaldesa de la capital del Estado, la panista, María Eugenia Campos Galván, “mordió literalmente el polvo”

REYES BAEZA

                                 La derrota sufrida no fue por culpa de Lucía, porqué hay que decirlo con todas sus letras, Lucía, es una mujer transparente, inteligente y con una solvencia moral y política, que supera la de su “marido incómodo”, quien es el reverso de la moneda.

                                   Toda una fichita.

                                   Los latrocinios de Quezada, fueron del dominio público. De ahí que los exigentes electores de la capital de la entidad, se volcarán a favor de Campos Galván, y le dieran la espalda a Chavira.

                                   Marco Quezada, ciertamente fue exonerado del grave accidente del Aero Show registrado el 5 de octubre del 2013, en el cual perdieron la vida, 9 personas y más de una veintena resultaron lesionados, pero de todos es sabido que fue una decisión política, un arreglo turbio para evitar que el ex edil fuera enviado a presión junto con sus cómplices. Si César Duarte, hubiera actuado a fondo, sin duda, habría estado en la cárcel un buen rato.

                               El ex edil de Chihuahua, en vez de darle votos a su compadre, Reyes Baeza, a quien le urgen- lo hizo alcalde, diputado local, presidente del PRI estatal, secretario de Estado-le va a ocasionar muchos dolores de cabeza, el retiro de muchos tricolores a quienes les quedó muy mal, Quezada Martínez.

MARIA EUGENIA CAMPOS

                                  El Chapo, Quezada, cree que todos los priistas se le van a poner de tapete cuando empiece a pedir el sufragio para su compadre, y lo más seguro es que se va a llevar menudas sorpresas, con muchos, pero muchos priistas a los que quedó mal cuando estuvo al frente del gobierno del estado, Reyes Baeza.

                                     Y qué decir del baño de sangre en que dejó la entidad; porqué nunca tuvo las agallas para enfrentar el crimen, y segundo, porque su gabinete sirvió para nada y para una chin….Pero muy bueno para hacer negocios al amparo del poder.

                                      Marco, no sabe que trae el santo de espaldas.

                                     Pero mire como se las gastan los dos alegres compadres, no lo dan a conocer a los medios de comunicación en rueda de prensa, como debería de hacerse, cuando se está seguro de que lo que se está haciendo ante el imaginario colectivo, pero no.

                                  Lo filtran con los colegas que llevan buena filia con El Chapo Quezada, o en su defecto, con El Tibio, que nomás no puede esconder el rictus de la parálisis que sufrió en  buena parte de su rostro, cuando los malosos se le colaron hasta su casa, aunque luego tratara de minimizar las cosas, arguyendo que tales sucesos no eran más que “mitos o leyendas urbanas” que desde luego nadie le creyó.

                                    El ex director general del ISSSTE, si creía que sus paisanos, el imaginario pensante, se volcaría en su favor en los comicios del 1 de julio, para hacerlo ganar la contienda electoral, se va a llevar un chasco, del cual quizás nunca se vuelva a levantar, cuando pierda estrepitosamente ante su odiado rival, el panista, Gustavo Madero Muñoz, quien en el 2000 le propinó una dolorosa derrota al ex gobernador de Chihuahua, Fernando Baeza Meléndez, una voz de concordia, tío del exmandatario de Chihuahua, en el sexenio de 1986-1992.

                                  Lo más probable es que los dos alegres compadres, una vez consumada su azarosa derrota se retiren para siempre, para que le cedan el paso a las nuevas generaciones, porque se advierte que para que se levante el PRI, de lo que va ocurrir el 1 de julio, tendrán que pasar por lo menos un sexenio para levantarse de la inopia.

                             Se podrán morir de todo, menos de hambre, porque uno como ex gobernador y el otro como ex edil, se regodearon repartiéndose el pastel, cuando tuvieron el poder a manos llenas. Y están hinchados de lana, y no precisamente de su sueldo, sino de las iguales que les dejó el crimen. Y su extraordinario operador de los moches, Ildefonso Sepúlveda Márquez, con todo lo que se moviera por parte de los proveedores y de los hombres de la construcción. Ya lo reza un viejo proverbio popular:

                             “Dios los hace y ellos se juntan”.

                             No faltarán los malosos que se acerquen y les ofrezcan los apoyos $$$$ en efectivo que requieran para dar la batalla a las huestes azules, que tienen billetes y el poder político para dar la pelea hasta donde tope.

                              Por cierto, no son pocos los que dicen, que Marco Quezada, era la mano que movía la cuna, del moreno, Fernando Tiscareño en sus pretensiones por ganar la alcaldía de Chihuahua, en una auténtica quimera, que desde luego nadie daba por un hecho. Tiscareño, fue secretario particular de Quezada, cargo que aprovechó para tratar con la punta del zapato a quienes no estaban en su ánimo, obvio, apoyado por El Chapo….

                               Esto se manejaba en sotto voce, hasta antes que le dieran su nombramiento en la casa de campaña de Baeza Terrazas…..

EN CORTO…..EN CORTO…..EN CORTO.

      Fermín Ordoñez, el ahora candidato a síndico por el municipio de Chihuahua, jura y perjura, que los electores de la capital no saben que sus patrocinadores son los Almeida que tienen una negra fama, presuntamente por el lavado de dinero, que les ha servido para que sean considerados unos “empresarios exitosos” en el ramo de la construcción. Pero además, para nadie es un secreto, que si alguien lo financia es sin duda, el ahora prófugo de la justicia, el ex mandatario de Chihuahua, César Duarte, quien lo estuvo apoyando para que fuera un franco tirador abierto en contra del gobierno del panista, Javier Corral, cuando recién empezaba la nueva administración.

               POSDATA.

Alejandro Domínguez, no sabe o mejor dicho, no ha valorado en los hechos, que el tejido social, ya no quiere guerras de lodo, que generan odios, resabios y violencia, como sino la tuviéramos todos los días en las calles. Quieren propuestas serias, viables, alternativas de solución a los muchos problemas que aquejan la ciudad. El aspirante tricolor a edil por Chihuahua, todavía no empiezan las hostilidades de manera formal, y ya se desató en contra de la alcaldesa, María Eugenia Campos, quien sin perder las formas, sin entrar en una dinámica de dimes y diretes ha respondido en forma mesurada e inteligente  a cada una de las acusaciones flamigeras que le ha enderezado su contendiente. El diputado federal se ve demasiado pendenciero y bravucón con una dama que se ha ganado el respeto de propios y extraños, a tal punto, que le van a refrendar el voto mayoritario, cuando hablen las urnas, y canten la victoria contundente de la primera mujer que se convirtió en edil de Chihuahua, y lo mejor, es que va a repetir. Malo para el PRI, pero que se le va hacer, si la culpa de esta orfandad del tricolor, es justamente por obra y gracia de César Duarte, el gran mecenas de Alejandro Domínguez…….

ALEJANDRO DOMINGUEZ

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio