Fecha: 13-01-17

*Reyes Baeza y los desafíos de asumir un liderazgo real, de cara a las elecciones presidenciales del 2018

*Victor Valencia, un operador político que debe activarse.

Por: Juan ANTONIO TORRES
 
 


 

JOSE REYES BAEZA TERRAZAS

Envuelto en el desencanto, en la desesperanza, el país entero, por culpa del actual régimen tricolor, y obviamente del titular del Ejecutivo federal, Enrique Peña Nieto, a los priistas les espera ni duda cabe en los próximos meses, pagar muy cara la factura en los comicios presidenciales del año próximo- la derrota electoral-pero antes, en los de este año, concretamente en el Edomex, Coahuila y Nayarit- por los graves desatinos y los yerros de la administración federal, que lejos de llevar a los mexicanos a buen puerto, los está encaminando al  indeseable surgimiento de un estallido social, gracias a que permea, flota en el imaginario colectivo, una crispación social, que se palpa, se otea a lo largo y ancho del territorio nacional.

Los gasolinazos, la devaluación de nuestra moneda gracias al triunfo inimaginable del republicano racista, Donald Trump, que amenaza un día si y otro también al timorato inquilino de Los Pinos, y su séquito de colaboradores, que no han sabido cómo responderle a sus amenazas pendencieras, situaciones inéditas pues que, no se tenían presupuestadas hace cosa de unos meses atrás, pero que ahora tienen socavada la economía y el futuro del país, que amenaza con salirse de control.

Bajo esta coyuntura de un intenso año preelectoral,  a nivel federal, debemos preguntarnos ¿qué está ocurriendo en el entorno chihuahuense, donde hoy lleva mano legítimamente en el ejercicio del poder, el PAN, y su principal representante, Javier Corral Jurado, quien aunque hasta ahora no lo ha dicho, pero se intuye que, tratará de darle “el tiro de gracias al PRI” en los primeros comicios, en los cuales será sometido a examen, como son las elecciones del 2018, cuando se disputen, desde luego, la Presidencia de la República,  senadurías, diputaciones federales, diputaciones, locales y las 67 alcaldías que conforman la geografía de vasta entidad de Chihuahua que, representa el 12% del territorio nacional.

Desbancados del poder político, que usufructuaron ininterrumpidamente desde 1998 hasta el año pasado, o sea durante 18 años, los tricolores saben, que necesitan, que les urge la aparición no de un  caudillo, o un jefe tribal, sino de un auténtico líder, que levante de la lona a sus acorazados priistas, y que con inteligencia, pero sobre todo con determinación y valor, asuma un rol protagónico para sacarlos del ostracismo, antes que los duartistas, encabezados por  el ex gobernador hampón, Cesar Duarte- desde alguna alcantarilla, pretenda quitarles esa bandera y tomar las mejores trincheras, como lo son, la presidencia del PRI, y desde luego, las delegaciones federales, donde operan hasta hoy, en su gran mayoría, personeros ligados al putrefacto ex huésped del palacio de gobierno.

Por supuesto, que con toda y su cauda de trapacerías y latrocinios.

ENRIQUE OCHOA REZA

Ingenuas, por no decirlo de otra forma más ruda, las pretensiones del ex edil de Chihuahua, Marco Adán Quezada, cuando señala que lo mejor para sus correligionarios, seria elegir al nuevo dirigente del PRI estatal, mediante una consulta a la base. Está más que claro que no sabe lo que dice, o que sus gurú- Eloy García Tarín, Teporaka Romero, Ildefonso Sepúlveda, quienes fungen como sus asesores, no saben el enorme riesgo que implicaría para los priistas no apestados como los duartistas, que la nueva dirigencia fuera elegida mediante ese procedimiento.

¿Que no sabrá, Quezada Martínez, que la mayoría de los actuales ediles, los presidentes de los comités municipales, la mayoría de los delegados federales, de los diputados locales, los líderes seccionales, le deben ese espacio de poder, esa trinchera, justamente al ballezano, quien ahí los puso estratégicamente en su afán de que su apaleado delfín, Enrique Serrano, ganará la gubernatura? Pero, además, el ex alcalde, no ha sopesado que, si algo tiene ese grupo, son recursos económicos, mucho dinero, para cooptar y comprar voluntades al precio que fuera, y no se diga medios de comunicación, a los que les repartió dinero a montones para buscar perpetuarse en el poder. Sueño guajiro, que quedó hecho añicos el pasado 5 de junio, para fortuna de los chihuahuenses.

Ya no digamos de los priistas.

En las actuales circunstancias, teniendo al enemigo pertrechado buscando la mejor oportunidad para hacerse de la trinchera del PRI, no le queda otra alternativa a los priistas, no confundir con los duartistas malolientes, más que una decisión vertical, contundente que, provenga del centro del país, consensuada con el funcionario mejor posicionado en el escenario nacional, y éste no es otro, más que el deliciense, José Reyes Baeza, quien hoy es el director del ISSSTE, quien con sus defectos y virtudes, debe de agarrar el toro por los cuernos, porque lo que viene no será nada fácil, sino una dura y rueda prueba para los alicaídos priistas.

Pero, además, una consulta abierta a la base, lo único que propiciaría, sería una fractura, una división interna que, debilitaría a la caballada tricolor, aun antes de que se dieran las primeras escaramuzas electorales. Mucho antes pues de que se dieran con todo las hostilidades por ganar el poder.

Apremia entonces pues, que Reyes Baeza, se ponga las pilas, levante la mano, y le sugiera ya no digamos a Peña Nieto, ni al líder del CEN, Ochoa Reza, totalmente rebasados y cuestionados, sino al responsable de la política, Miguel Osorio Chong, que él va encabezar la luchas en el terreno de lo político y lo electoral, que no son asuntos menores en la agenda de las contiendas en junio del 2018.

LILIA MERODIO REZA

Es obvio que el ex gobernador de Chihuahua, Reyes Baeza, solo no podrá operar lo que viene, sino que requerirá el puntual apoyo de una mujer que con arrojo e iniciativa se ha venido ganando un lugar y el respeto de tiros y troyanos, como lo es la senadora juarense, Lilia Guadalupe Merodio Reza, quien para nadie es un secreto que en lo más profundo de su corazón abriga la esperanza, el anhelo legítimo de convertirse en la primera mujer gobernadora de Chihuahua, vertiente en la cual ahora le hace sombra, la primera alcaldesa de Chihuahua, María Eugenia Campos.

Solo que para que ese caro proyecto se cristalice, se necesita antes buscar una candidatura a diputada federal o local por la vía plurinominal para tener presencia en todo el espectro estatal. Pensar en ser abanderada a la alcaldía de Juárez, seria tal vez, suicida, porque sus adversarios emboscados como el pillo del ex munícipe, Héctor Murguía, y no se diga, el actual alcalde, Armando Cabada, le van a hacer un frente común, y no porque sean amigos ambos, sino porque la pretensión de la senadora, choca precisamente con las aspiraciones del edil independiente.

El Teto, ya casado con la ignominia, pero con muchos billetes que hizo del crimen organizado, simple y llanamente le pondría el pie para que tropezara en sus sueños de seguir creciendo políticamente.

Sobra decir que quien se haga responsable del PRI estatal debe reunir una virtud, ser un político probado. Y qué decir de quienes lleguen como nuevos delegados de las dependencias federales. Lo mismo. Mujeres y hombres que estén probados en el terreno de la política. Bajo esta tesitura, no caben, ni los expertos en administración, ni en números. Sino animales políticos, si se me permite la expresión.

Reyes Baeza, quiere ser senador. Lilia diputada federal o local. Reyes va en ascenso. Lilia, quiere seguir más que vigente. Entonces entre ambos deben operar con inteligencia y cerrar la pinza. Por un lado, dejar a una gente de todas sus confianzas al frente del tricolor estatal, y por la otra vertiente, poner delegados afines a sus proyectos, y quitar los que ahora le siguen prendiendo velas e incienso al indiciado, Cesar Duarte, a quien no son pocos los que lo quieren ver en la prisión, ya no digamos en el Altiplano, sino en San Guillermo, con su traje de presidiario.

Reyes y Lilia, deben de aprovechar que la mayoría de los funcionarnos panistas de primer nivel del gobierno estatal, si algún defecto se les nota a leguas, es su falta de oficio político, más allá de su honestidad o solvencia moral, que se presume a los medios de comunicación y a la opinión pública.  

ENRIQUE PEÑA NIETO

La contienda para los priistas se advierte muy cuesta arriba, dado que los niveles de aceptación de Enrique Peña Nieto están por los suelos, no se diga de la mayoría de los gobernadores y ex gobernadores emanados de ese instituto político. Entonces urge, que la presidencia del PRI estatal ya sea ocupada, lo mismo que las delegaciones federales. Un grave error de cálculo seria en esta ecuación dejar pasar los días y meses, tal vez, hasta que hayan pasado los comicios en el Estado de México, Coahuila y Nayarit. Debe actuarse ya, digo, si quieren prepararse para la guerra, antes hay que tener las flechas y los arcos listos, y desde luego, las trincheras para enfrentar al enemigo más fuerte, el PAN.

Aquí le doy una lista de nombres de los funcionarnos que deben ser cambiados y que ocupan no todas las delegaciones federales, sino una buena parte de estas:

Debe ponderarse que algunos delegados no se van a remover porqué llegaron a esa instancia por otras instancias y no fueron recomendados de Duarte Jáquez, como son José Luis Lamadrid Téllez, de Sedesol; Sergio Granados Pineda del ISSSTE; Cristián Rodallegas del IMSS, se está cayendo solo y Héctor Baeza, de la Conaza;  

Pero a los que, si les deben de aplicar la operación grúa, o aplicarles un plan de asepsia profunda son las siguientes dependencias:

Gustavo Chávez, de Sedatu; José Cutberto Medina Cervantes de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social; Brenda Ríos Prieto, Semarnap; Conapesca, Arturo Gutiérrez; Enrique Medina, INFONAVIT; Manuel Acosta Lara, Corett; instituto de Inmigración, Wilfredo Campbell Saavedra, Procuraduría Agraria, Julio César Santacruz; Profepa, Joel Aranda Olivas; Liconsa, Pedro Armando Chávez; Diconsa, José Trinidad Gómez; Aserca, Armando Martínez; Financiera Rural, Horacio Jurado Medina, Conafor, José Bernardo Ruiz Ceballos; Inapam, Ramón Armando Muela.

Ya algunos delegados duartistas fueron cesados por que los agarraron con las manos en la masa, por servirse con la cháchara grande, como fueron los casos del profesor, David Balderrama y Delia Rita Soto Payan, responsable de Prospera.

Hay que subrayarse, que si bien es cierto que los delegados son más que importantes para operar lo que viene, no menos trascendental y vital, será darle las gracias a los subdelegados, pues muchos de ellos, son “orejas” del panismo, que estarán monitoreando lo que hagan o no hagan sus jefes inmediatos, amén de lo que digan para ponerlos en la picota, y exhibirlos.

Si no remueven a estos empleados de confianza, los futuros delegados federales, estarán como luego se dice, “durmiendo con el enemigo” y ante el inminente peligro de que los traigan en la mira constantemente.

Pobre, Marco Quezada, cuando el cree que, con su incondicional, Heliodoro Araiza, al frente del PRI, va a recomponer las cosas. Los acabaría de enterrar.

¿Querrá, Quezada Martínez, volver a dar un tiro de salva, como el que se dio con la pretendida llegada de su respetable esposa, la ex candidata a la alcaldía de Chihuahua? Lucia Chavira para sustituir a Delia Rita Soto, en la delegación de Prospera, y se les fue por en medio, el ex diputado federal, Pedro Domínguez. Ocasionándole un duro golpe, otro más a su mujer, quien apenas se estaba levantando de la derrota del 5 de junio, para que una vez fuera exhibida y vulnerada.

No se vale que después de caída, la volvieran a dejar caer.

Reyes Baeza y Lilia Merodio, deben empezar a operar ya.

Para que el día de mañana se conviertan en artífices de su victoria y no de su propio descalabro electoral, del cual difícilmente se podrían levantar perdida la madre de todas las batallas en el 2018; la elección presidencial.

VICTOR LEOPOLDO VALENCIA DE LOS SANTOS

POSDATA.

SI algún cuadro político, tiene carácter, oficio, inteligencia para operar en el terreno de lo político y lo electoral, se llama, Víctor Valencia de los Santos. Tiene un palmarés político que debe ser tomado en cuenta, cuando se den los enroques de los que hablamos líneas arriba. La delegación de Gobernación Federal, sería una trinchera extraordinaria, desde donde podría demostrar lo que ha aprendido en el terreno de lo federal, lo estatal y lo local.


Visita no. contador de visitas gratis

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016
visivatek

F

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio