Fecha: 12-09-18

*Cabada, Campos y Lozoya, tres ediles reelectos que buscarán relevar en el 2021 a Javier El Talegas Corral.

*Gómez Farías, se extingue, se apaga, el crimen se crece.

Por: Juan ANTONIO TORRES
 
 

ARMANDO CABADA

               El día de ayer, 10 de septiembre, tres ediles, que fueron reelegidos en los comicios del 1 de junio; María Eugenia Campos Galván, Héctor Armando Cabada Alvidrez y Alfredo Lozoya Santillán, tomaron protesta por un nuevo periodo que habrá de concluir en el 2021, teniendo en la mira ser candidatos a gobernador, y por supuesto, relevar en el palacio de gobierno, al panista, Javier Corral Jurado, que ha caído en un descrédito ante la opinión pública y el tejido social, como no se había registrado, tal vez en los últimos 25 años en la historia de Chihuahua.

                                   Para empezar, la alcaldesa de Chihuahua, Maria Eugenia Campos, quien ha sido la primera mujer que llega a la alcaldía de la capital del estado, bajo las siglas del PAN, y es reelegida, su meta de ser la abanderada del blanquiazul en los comicios del 2021, se antoja por demás cuesta arriba, a sabiendas que el titular del Ejecutivo estatal, es un secreto a voces, que literalmente no la traga.

                                 La mastica, pero no más.

MARIA EUGENIA CAMPOS

                                El Talegas, como ya le dicen muchos- porqué no es lo suyo operar, trabajar chingarle desde la madrugada hasta la noche, como la mayoría de sus antecesores lo hacía- tiene sus propios candidatos instalados en su gabinete, que es muy probable estén más que reprobados en su quehacer político y administrativo, pero están en el ánimo del gobernador, como son los casos de la secretaria de Economía, la empresaria millonetas, Alejandra de la Vega, el senador por la vía plurinominal, el mismo que fungió como su jefe de gabinete, Gustavo Enrique Madero Muñoz y el actual secretario de Gobierno, César Jáuregui Robles.

                                       A la alcaldesa le pesan demasiado los señalamientos flamigeros que la vinculan con el prófugo de la justicia, César Horacio Duarte Jáquez. En lo personal a mí me lo han dicho en corto, emitiendo duros epítetos en contra de los presuntos nexos que hizo cuando fue diputada local, junto con su par, César Gustavo Jáuregui Moreno, con los turbios operadores del ex gobernador priista, como fue el caso, del cenecista, Rodrigo de la Rosa, coordinador de la bancada tricolor en la antepasada legislatura local del Congreso del Estado.

                                      A Campos Galván, le apoya el hecho inobjetable que ganó su elección de calle a sus contrincantes de manera apabullante, cuando muchos de sus detractores instalados en la administración estatal le apostaban a que perdiera la contienda, o cuando menos que hubiera terminado por demás raspada, frente a los abanderados de Morena, que amenazaron con destronarla. No fue así. El PAN ganó todo en Chihuahua capital.

                                    El billete en grande hizo su trabajo. La reelección costó demasiado.

                                    César Jáuregui, el secretario del Ayuntamiento sabía que era matar o morir en los comicios del 1 de julio.

                                   Frente a la azarosa derrota que sufrieron todos los abanderados de Corral, empezando por Madero Muñoz, la victoria de Maru Campos, se agigantó a tal punto que trascendió en el escenario nacional, de donde tienen la expectativa recibir muestras de apoyo que se insertan en quien quede al frente del CEN del PAN, que con toda seguridad, se espera no lleven una buena relación con Corral, sabidos sus lazos de amistad y complicidad con el frustrado candidato presidencial, Ricardo Anaya.

                      Maru tiene todo el derecho del mundo para buscar la candidatura de su partido. Ni quien lo dude. Los escollos y las fobias los va a encontrar en el palacio de gobierno.

                     El gobierno y la imagen de Javier Corral se cae a pedazos un día y otro también, es una verdad de Perogrullo, pero es el gobernador y de qué va a ejercer su derecho o poder de veto lo va a ejercer..

                     En lo que respecta al edil Independiente de Ciudad Juárez, Armando Cabada Alvidrez, primero que logró en llegar a ese espacio de poder, dejando relegados a los partidos tradicionales como el PRI y el PAN, y últimamente a MORENA, que le peleo palmo a palmo la alcaldía, y que estuvo en un tris de arrebatársela.

                     Cabada y su compadre, Víctor Valencia de los Santos, se ensoberbecieron a tal grado que llegaron a presumir que en las encuestas que ellos tenían en su poder, estaban 26 puntos arriba de Morena y no se diga del PAN y del PRI.

                      Eran consultas “patito” que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación les terminó levantando la mano, porqué apenas ganaron la elección por menos de 3 puntos al morenista, Javier González Mocken.

                      Cabada, quien para muchos perdió el piso, por la arrogancia que transpiraba y que realmente no hizo nada del otro mundo, porque los que manejaban la alcaldía eran los empresarios que le habían financiado su campaña política, como los Muñoz y los Martinez, quienes se abocaron a hacer bussiness, que les dejará el billete gordo..y lo lograron, pero generándole daños colaterales al edil, que también nunca se ha podido sacudir los señalamientos de amistad con César Duarte, quien lo financió en su primera campaña para llegar a la alcaldía -que desde ayer ocupará por un segundo periodo- para cerrarle el paso al lenguaraz ex edil de esa ciudad, Héctor Agustín Murguía Lardizabal, que buscaba ganar la elección para de ahí haberse lanzado en búsqueda de la gubernatura en el 2016, que para su desgracia no culminó, porqué Duarte nunca lo quiso.

CESAR DUARTE

                         El rumor generalizado ha sido uno siempre: financió a Cabada en Juárez, a Maru en Chihuahua, para descarrilar a El Teto y a Lucia Chavira y/o Marco Adán Quezada, respectivamente,  y lo hizo.

                          Lo que nunca logró el hampón ballezano, fue que su delfín- muy insípido por cierto- Enrique Serrano, le ganará la gubernatura al engallado, Javier Corral Jurado, quien la tenía en la bolsa desde que alcanzó la nominación.

                           Cabada, difícilmente va a borrar la imagen entre los juarenses de que la elección la ganaron sus avezados abogados en la mesa y no en las casillas el día de la elección como debería de haber sido, cuando presumía, aseguraba a sus cercanos que ganaría de calle la elección para demostrar que tenía “pueblo”.

                            Ni uno solo de sus candidatos independientes a diputado local o federal ganó  la elección, como se auguraba, pues todos mordieron el polvo.

                          Zapato pues, en ese contexto.

                            La inseguridad, la violencia, las ejecuciones lo desgastan, lo han desgastado demasiado. Pesan muchas sospechas en su contra,  de que sus jefes policíacos están más que enchufados con las mafias del crimen organizado que matan a plena luz del día, y nunca los agarran, así sea en plena zona centro, donde las patrullas, nunca los ven, nunca saben de ellos, aunque horas antes de que vayan a aventarse un jale les avisen para que se hagan los desentendidos… y lleguen minutos después para dar fe de los hechos y de que lo hicieron muy bien…. Como mandan los cánones entre la maña.

                          Corral no lo quiere, porqué nunca se ha dejado manejar bajo los criterios que le ha querido imponer, mucho menos ahora, que ya tiene la posibilidad de sucederlo dentro de 3 años, y porqué se le va a atravesar a su secretaria consentida, Alejandra de la Vega, la poderosa empresaria que lo financió en su campaña por la gubernatura en el 2016..

                         Habrá que ver que tanto aprovecha las políticas públicas que quiere aterrizar en las zonas fronterizas, AMLO, y Juárez, es un bastión clave, como homologar los precios de la gasolina con la de El Paso, Texas, y bajar la tarifa del IVA, al 8% lo que de entrada le podría muchos bonos no sólo al artífice de la Cuarta Transformación de México, sino al propio edil, que podría hacerse hasta moreno, si las circunstancias lo ameritan, lo que no suena descabellado, porque los independientes ya no vivirán mucho tiempo.

                      El mayor enemigo de Cabada, será el mismo y sus asesores empresarios, a los q que les importa un bledo el pueblo o la ciudadanía, ellos van por la negocia, para recuperar lo invertido, pero al triple, sino es que más.

                        Por último, El Caballo, Alfredo Lozoya, el alcalde independiente, quien no ganó, sino que arrasó en su municipio a los demás partidos políticos, lo que desde luego lo posicionó a tal grado que sus acólitos ya lo ven con piernas de jinete para pelear por la gubernatura en el 2021. No son pocos los que dicen en torno a las posibilidades del edil parralense, “se vale soñar”.

ALFREDO LOZOYA

                        Los chihuahuense júrelo usted, que ya no quieren saber nada de funcionarios oriundos de Hidalgo del Parral, y que les quieran vender espejitos, después de los trastupijes  y las trapacerías que dejó a su paso, el pomadoso, César Duarte..

                       No es lo mismo gobernar una población de 250 mil habitantes que una urbe como Juárez o Chihuahua, que tienen cerca de un millón de habitantes y su problemática supera con mucho a la de la Capital del Mundo.

                       En esa tradicional ciudad, flota demasiado en el espectro social y político, que Lozoya Santillán está por demás infiltrado por un grupo criminal que lo apoya, lo financia para que haga obra y se luzca, y desde luego, busque trascender en sus expectativas de alcanzar la gubernatura de Chihuahua dentro de tres años.  

                         De no alcanzar su meta, lo más probable es que venda su capital político por quien mejor se lo quiera pagar, ya sea del PAN, o de MORENA, porqué el PRI, se da como un hecho, se anexe al partido de López Obrador y los menos, a lo que quede del tricolor.

                           Si todavía existe dentro de 3 años.

                           Alfredo Lozoya, María Eugenia Campos y Armando Cabada, cada uno de ellos con sus fortalezas y debilidades, son tres barajas que saltaran al ruedo, a ver quién se lleva el gato al agua.

                      Esta claro que no son los únicos, habrá otros sayos dentro del PRI, y el PAN,y por supuesto, MORENA, que también levantaran la mano para decir “yo también la quiero”.

                     Habrá que recordarles a los tres que en política hay que tener tres cosas parar acceder al poder:

                      La presencia, la constancia y la circunstancia.

                     Sino se tiene esta última, es muy difícil que se escale al poder de una alcaldía, una gubernatura, una senaduría, o a la misma Presidencia de la República.

                  Los ejemplos sobran. Aquí y en muchas partes.

                  Los tres ya están en el arrancadero. A ver quién llega de los tres….

                 Por lo pronto, ya empezaron a escribir su historia en su segunda parte… Y definitiva para llegar al vetusto palacio de gobierno, que parece estar bajo un hechizo, o un embrujo, porqué César Duarte, su ex huésped,, ha perdido todo desde junio del 2016.

                La gubernatura, a su viejo …amigo, Juan Gabriel, luego, a su fiel lugarteniente, Carlos Hermosillo, después, la Presidencia de la República… Ya nomás le falta que pierda la adorada libertad de la que hoy disfrutapara que se oscurezca su vida al cien por ciento.

                 Y su sucesor, el exquisito, Javier Corral,va por el mismo camino, perdiendo todo.

                 Le está ocurriendo lo mismo que a su ex líder moral, Francisco Barrio Terraza, que después de la concertacesión que les regaló Salinas de Gortari en 1992, nunca más volvió a conocer el sabor de la Victoria.

                 Ya el tejido social que alguna vez le creyó sus promesas y todo lo que dijo que haría, una vez que llegara al poder,  hoy no son más que un largo compendio de buenas intenciones, pero hechos….nada…

                Para acabarla de amolar, ya hasta La Coneja, Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, ya se va, ya se FUE…

ALEJANDRO GUTIERREZ

                Así como Pancho Barrio, le entregó la estafeta a su odiado enemigo, Patricio Martínez en 1998, lo mismo le podría pasar a El Talegas, que termine entregándole el poder a su odiado compadre, el morenista, Cruz Pérez Cuéllar en el 2021….

            POSDATA…

Lo único que se respira y que se palpa en el municipio serrano de Gómez Farías, es el miedo, el horror, la incertidumbre, el desasosiego, entre los pobladores que todos los días son víctimas de los atracos, las ejecuciones y las extorsiones en dinero y en especie…. A ciencia y paciencia del gobierno del Nuevo Amanecer, que se ha convertido en casi dos años en una… larga y exasperante noche… A la cual no se le ve la luz al final del túnel, del cual no se sabe cuando se saldrá de una vez y para siempre…….

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio