Fecha: 11-09-16

*¿Será Javier Corral, el líder que Chihuahua necesita?

*Se separa Pancho Barrio del equipo de Javier Corral.

Juan ANTONIO TORRES
 
 


 

JAVIER CORRAL JURADO

Solventado a cabalidad el trámite de la impugnación  del resultado de las elecciones del pasado 5 de junio que, había interpuesto la dirigencia estatal del PRI, encabezada por Guillermo Dowell, que desde luego no tenía el menor sustento en su favor, mismo que fue desechado de forma contundente por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, dándole así el fallo definitivo al triunfo del candidato del PAN, Javier Corral Jurado, a quien hay que decirlo con todas sus letras, “le volvió el alma al cuerpo” .

Una vez que el fantasma de la anulación de los comicios fue hecho pedazos. Rumor perverso que esparcieron las hordas del tricolor, para poner en tela de duda la limpieza de las elecciones, sobre cuando las urnas emitieron en su contra el voto de castigo.

Lo dijimos en este mismo espacio, TORRE MAYOR, hace exactamente dos semanas, que la cancelación de la entrevista que se había programado  en días pasados, entre el gobernador electo de Chihuahua, Javier Corral,  y el inquilino de Los Pinos, Enrique Peña Nieto, no obedecía necesariamente a un vulgar y grotesco desplante de poder del titular del Ejecutivo federal, sino a que el fallo del citado órgano judicial estaba “en el aire”, es decir, en suspenso, y no debía pasárselo por el arco del triunfo la Presidencia de la República, pues habría puesto en entredicho la división de poderes.

ENRIQUE PEÑA NIETO

O simplemente que, se estaba minimizando al TEPJF, o lo que es peor, ignorando su autoridad judicial. Subrayamos en ese mismo espacio, que una vez que se diera el fallo, que no tenía otro destino, o rumbo, más que el de reconocer la victoria legítima y transparente de Javier Corral, quien pasó por encima no solo de su contrincante de facto, Enrique Serrano, sino de su amo y mecenas, César Duarte.

A  los dos los atropelló y los arrojó al despeñadero del  olvido y del escarnio popular, por los días, los meses y, los años que vendrán.

Vino el fallo del Tribunal Electoral y acto seguido, se llevó a cabo la entrevista, entre Corral Jurado y Peña Nieto.

Si el fallo del TEPJF le volvió el alma al cuerpo, al virtual gobernador constitucional de Chihuahua; la charla que sostuvo con el jefe de las instituciones mexicanas, en palacio nacional, definitivamente le dio el talante y el vigor que necesita el futuro mandatario estatal que, va a gobernar a su pueblo en los próximos cinco años.

Desde que se aterrizaron esos dos mementos claves, inéditos en la historia de nuestra “patria chica”, podríamos subrayar que la tensión y el aire enrarecido, se disiparon, una vez que el imaginario pensante y crítico, supo que no había reversa: Javier Corral, era reconocido como el futuro depositario de la Primera Magistratura de Chihuahua, a partir del 4 de octubre.

Paradojas de la vida; Javier Corral en el momento más brillante y sublime de su trayectoria política, mientras que su defenestrado y odiado adversario, Cesar Duarte Jáquez, es el reverso de la moneda: en franca caída, enfilado a la ruina política, al exilio, al descrédito ciudadano, y al embate de la persecución judicial de la cual será objeto una vez que deje de ser el gobernador de Chihuahua, Un astuto y hábil político que, supo que “el poder era para poder, y no para no poder”

Al mismo personaje, que bajo esa vertiente, se le olvidó valorar que cuando ya no se tiene el anhelado poder “quien siembra vientos, cosechará tempestades”. Sobre todo cuento ya sea un mortal más. Y nada más.                                 

Javier Corral Jurado, está pues listo para ser el segundo gobernador de la alternancia, después de 24 años, cuando Francisco Javier Barrio, hiciera lo propio en 1992, gracias a la concertación que Carlos Salinas de Gortari, puso en bandeja de plata al  Jefe Diego, Fernández de Cevallos y al extinto, santón del panismo, Luis H. Álvarez.

Con toda la autoridad política, y la autoridad moral, entrará en la ruta de asumir el poder, de administrar un estado saqueado, un gobierno en bancarrota a partir del 4 de octubre, cuando empiece a escribir su propia historia.

Un mandatario del cual sus conciudadanos esperan que en los próximos cinco años, genere seguridad y confianza, más no incertidumbres, mucho menos zozobra.

No se quiere un revolucionario, ni un caudillo, mucho menos un Mesías, sino a un gobernante a quien mucho le ha confiado la lupa social, y en ese misma tesitura, mucho le va a exigir, partiendo de un planteamiento serio de los álgidos problemas, ya que las heridas de la violencia y la inseguridad todavía sangran en la vasta entidad, no acaban de cerrar.

Si el flagelo de la inseguridad todavía carcome los cimientos de nuestra sociedad, que se puede decir de la monstruosa deuda pública, que tiene al borde del precipicio el rumbo de Chihuahua.

Sin experiencia alguna en el campo del quehacer gubernamental, Corral Jurado, tendrá que aprender demasiado rápido que la administración pública, es el campo por excelencia para ejercitar las cualidades creativas, para conocer a fondo los problemas, así como para el diagnóstico y la selección de sus soluciones. Para implementar lo que es posible y desechar lo utópico.

Para ser el puente de interlocución entre las exigencias sociales, donde se aprende a hacer funcionar la cosa pública a cómo de lugar, es pues, una escuela donde se aprende a trabajar con lo que se tiene y no necesariamente con lo que se quiere.

MAHATMA GANDHI

Decía, Mahatma Gandhi, que “los grandes líderes son congruentes, si se parte de que la congruencia es la afinidad, entre el hacer, el decir y el pensar, si la palabra convence, y el ejemplo arrastra, pero la congruencia te hará trascender”

Ha llegado pues, para Javier Corral, el momento de dejar de hablar, de hacer uso de la dialéctica, y empezar a actuar. Pues en la vida se trasciende por lo que se hace, no por lo que dice.

No falta mucho pues, para que veamos en acción al gobernante, ya no al legislador, que se aboque a reparar en el corto y en el mediano plazo a reparar el maltrecho gobierno, pero sobre todo a restaurar el destino de Chihuahua y sus conciudadanos.

Javier Corral, necesitará de mucho talento y visión, pero también de hacer tiros de precisión, para saber qué es lo que quiere la sociedad, empero, no menos importante, saber con quién lograrlo.

Es decir, con qué coequiperos lo habrá de lograr.

Para ello, necesitará de un fino sentido de la operación política.

MICHAEL JORDAN

Rememoraba, Michael Jordán, tal vez el mejor jugador de baloncesto de los Estados Unidos, que ‘’el talento gana adeptos, y desde luego partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia, ganan campeonatos”. Un mítico líder del deporte en el vecino país de las barras y la estrellas, quien cuestionado sobre los fracasos que había sufrido en su vida decía:

 “Sólo aquellos que se atreven a fracasar en grande, en grande podrán triunfar, pues los fracasos son la chispa que detona el orgullo de los triunfadores, son los que forjan su carácter, y los que alimentan el orgullo para alcanzar sus más caros anhelos y remataba:

 “Nadie ha triunfado, sin haber fracasado”.

Javier, quien muchas veces conoció de las tristezas y las amarguras de la derrota, hoy, está presto, puesto y dispuesto a disfrutar de la alegra y el júbilo de la victoria, que no poca cosa, sino todo.....

Un hombre, quien nunca se dio por vencido,  un personaje con valor y carácter, en quien no creían ni sus propios correligionarios, a los mismos que les tapó bocas,

Dentro de muy poco, Corral Jurado, tendrá el beneficio de la oportunidad, y de la puntualidad con la historia de Chihuahua.

El padre tiempo, que nunca es neutral y que, muchas veces corrió en contra del futuro gobernador, hoy camina en su favor. El tiempo, que nunca se detiene, ni se retrasa, ni se anticipa, es infalible y es eterno.............********.... ***********....,,..

EN CORTO... EN CORTO... EN CORTO... EN CORTO...

FRANCISCO BARRIO TERAZAS

Francisco Barrio, el ex gobernador de Chihuahua y ex secretario de la Contraloría de la Federación- en los tiempos pretéritos del empresario cocacolero, Vicente Fox Quesada-, el mismo que presumía a los medios de comunicación que bajo su gestión, “caerían muchos peces gordos” cuando en los hechos, no atrapó ningún chaval,  anunció ayer su separación como cabeza del equipo de transición del gobernador electo, Javier Corral Jurado. Una salida que levantará ámpula y muchos comentarios, pero que no pasara de ahí, pues se pronosticaba que pronto podrían tener fuertes desavenencias y desencuentros por la integración del futuro gabinete entre ambos personajes....De seguir en el equipo de Corral, se presumiría, que la mano que movería al virtual mandatario, seria precisamente el ex edil de Juárez. Nada bueno pues, para Corral Jurado. Barrio pasó tristemente al baúl de los recuerdos, cuando presumía que “no cambiaría lingotes de oro por cacahuates” en el asunto del Pemexgate, que involucraba directamente al ex candidato del PRI a la Presidencia de la República, Francisco Labastida Ochoa y al entonces director de Pemex, Rogelio Montemayor Seguy.....

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016
visivatek

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio