Fecha: 08-04-18

*¿Cuántas áreas críticas por el crimen tendrá detectado el Gobierno en Chihuahua?

Por: Juan ANTONIO TORRES
 
 

AMADO CARRILO FUENTES

                               El asesinato de funcionarios públicos o de candidatos a diversos puesta de elección popular en México, a manos del crimen organizado, ya no es ninguna novedad, ni algo extraordinario. Esta es una verdad que ofende, que quema, que lacera a toda la sociedad mexicana.

                              De todos es sabido que el narcotráfico en México, por las enormes sumas de dinero que maneja año con año, ha pasado en las últimas dos décadas de ser un problema regional y clandestino, a uno francamente nacional y de carácter público.

                             La organización Global Financial Integrity, asentada en los Estados Unidos, reveló que más de 50 mil millones de dólares en fondos sucios fluyen hacia México, año tras año. El poder del narco ha rivalizado con el Estado Mexicano por el monopolio de la valencia y en algunos puntos geográficos, ellos ejercen el control absoluto. A tal grado que extendió su radio de acción que no sólo se dedica a la producción y tráfico de drogas, sino que también participa de otros rubros, desde luego ilegales, que les generan millonarios recursos, como el secuestro, la extorsión, el derecho de piso, y recientemente el robo de hidrocarburos.

                               Estos ilícitos para tener éxito, requieren de un amplio control territorial, de ahí que la disputa por los espacios geográficos se haya vuelto más encarnizada entre los diferentes grupos o carteles de la droga.

                                No es una novedad que a partir de la década de los 90s, cuando la otrora maquinaria electoral, el PRI, empezó a perder elecciones en municipios y regiones a lo largo y ancho del país, el poder del narco, empezó por fragmentarse por regiones. A los cuatro carteles históricos, (Sinaloa, o del Pacífico, Juárez, Tijuana y del Golfo) se habría de sumar en el sexenio de Vicente Fox, el de la Familia Michoacana.

                                Por desgracia, en el régimen del panista, Felipe Calderón, cuando inició la guerra contra el crimen en diciembre del 2006, a pocos días de iniciar su mandato constitucional, se dio un boom de células delictivas, mientras los cárteles mayores eran solo socios con más de 88 grupos delictivos operando de manera sectorizada.

                               La DEA, la PGR, saben que todo cártel tiene o cuenta con una red nacional, mientras las células funcionan como las que real y verdaderamente detectan el poder a nivel local. No son pocos los que afirman y con mucha razón, que para que se haya dado este aumento exponencial es que las redes de protección desarrolladas bajo los gobiernos del PRI, dígase a nivel nacional como estatal, quedaron obsoletas. No es pues nada nuevo que en cada proceso electoral se inicia un nuevo proceso de reafirmación del poder ante otros grupos y de renegociación con las nuevas autoridades o gobiernos.

                             La alternancia política ha significado un reacomodo de los grupos delictivos, indudablemente.

SEBASTIAN GOMEZ "LA TUTA"

                            Estas bandas del crimen ya no sólo optan por la coptación del poder regional, sino luchan a muerte por detentarlo ellos mismos. Ejemplos de esto, lo vimos en los casos de los ex gobernadores de Tamaulipas, Tomás Yarrington y Eugenio Hernández del PRI, sobre quienes pesan gravísimas acusaciones de la Agencia Antidrogas de los EU, la DEA, de haber sido cómplices de Los Zetas. Mario Villanueva Madrid, ex mandatario de Quintana Roo, también del PRI, cumplió una condena en la Unión Americana por haber colaborado con El Señor de los Cielos, Amado Carrillo Fuentes, el capo del Cártel de Juárez. No podemos dejar de nombrar a Jesus Reyna García, ex gobernador interino de Michoacán, quien ya lleva más de dos años en la cárcel por haberles dado protección a Los Caballeros Templarios, que encabezaba Sebastián Gómez Martínez, alias La Tuta.

                        Pero no sólo los priistas han sido los malos de la película en sus relaciones peligrosas con el narco, también los panistas, han dado mucho de qué hablar en este contexto.

EL CHAPO GUZMAN

                          Habrá que recordar que Joaquín El Chapo Guzmán, a los pocos días de que había tomado posesión de la Presidencia de la República, Vicente Fox Quesada, el líder del Cártel del Pacífico, logró escaparse de la prisión. Ya no digamos de manera casual, sino causal, nunca pudo ser capturado en el sexenio del otro presidente panista, como lo fue, Felipe Calderón Hinojosa, mientras eran detenidos y exhibidos los líderes de otras organizaciones criminales que rivalizaban con Guzmán Loera.

                          Pero no sólo el PRI, y el PAN, ha tejido sus nexos o sucios vínculos cuando han ostentado el poder, ya que la izquierda, representada por el PRD, también ha hecho lo propio en lo que refiere a dar protección a personajes ligados al narco. En este marco, no podemos dejar de citar a Guerrero, un punto por demás importante en el trasiego de las drogas, en lo relativo al cultivo de la amapola. Erick Ramírez, ex edil de Cocula y José Luis Abarca, ex alcalde Iguala, ambos emanados del PRD, llevan ya un rato en la cártel por sus evidentes relaciones con el cártel de los Guerreros Unidos y con el clan de los Beltrán Leyva.

                       Al ex edil de Iguala se le señala como uno de los autores intelectuales del asesinato de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa en septiembre del 2014.

                      En Chihuahua, los ex gobernadores tanto del PRI y del PAN, también han dejado su negra huella en lo que se refiere al tratamiento que han dado a los dos carteles que se han consolidado en Chihuahua, como lo han sido, primero, el Cartel de Juárez, encabezado por los Carrillo Fuentes- Amado y Vicente-

                       Fernando Baeza, Francisco Barrio, Patricio Martínez, José Reyes Baeza, César Duarte, todos ellos, tuvieron a sus “encargados” de llevar a cabo sus “tratos” con los barones de la droga, ahora señalados como los jefes del crimen de paga.

                      Hasta hoy, nunca ha sido enviado a la cárcel ningún ex mandatario de Chihuahua, por sus abiertos vínculos con el hampa organizada, se podría presumir como se las arreglaron para enfrentar este problema, más allá de que fueran ejecutados en cada uno de sus gobiernos, comandantes, directores operativos de las corporaciones policiacas, pero en escasas ocasiones atentados contra candidatos a puestos de elección popular, como apenas hasta los sexenios de Reyes Baeza y obvio el del ballezano, César Duarte.

                       Los dos regímenes anteriores fueron del tricolor, y tuvieron sus enjuagues y desde luego a sus operadores, pero ahora gobierna el PAN, y es más que obvio, que la maña, ha buscado a la gente ligada a Corral Jurado, para hacer lo que está acostumbrada a hacer, por la buena o por la mala.

JESUS REYNA GARCIA

                         Esto a nivel estatal, pero en lo que se refiere a los municipios, no son pocos los ediles, directores de las policías municipales, desde luego, amén de candidatos a ediles,  los que han sido victimados por el crimen.   

                                 Las campañas políticas de los candidatos presidenciales ya han cumplido justamente una semana. Hasta ahora en Chihuahua, no ha pasado nada que ataña a los candidatos.

                            De la misma forma se iniciaron los periplos partidistas de los abanderado al Senado de la República, y por supuesto a los 9 aspirantes al mismo número de diputados federales por Chihuahua.

                            A mediados del mes de mayo, habrán de arrancar las contiendas para los  candidatos a los 67 municipios que conforman la geografía de Chihuahua. En paralelo, los 22 candidatos a diputados locales que integrarán por la vía uninominal, la futura legislatura del Congreso Local.

                         He aquí, donde habrá que estar muy al pendiente de quienes ya amarraron las candidaturas a ediles, porqué simple y llanamente en una buena cantidad de alcaldías para nadie es un secreto, o alguna novedad, que el hampa organizada, meta sus manos en la elección de los aspirantes a alcaldes, porqué estos sí cuentan con muchos, pero muchos recursos económicos y de todo tipo para sufragar sus campañas.

                       Hasta ahora en entidades por demás vulneradas por el narco y el crimen, como lo son los casos de Guerrero, Veracruz, Tamaulipas, Michoacán y el Estado de México, ya han sido silenciados quitándoles la vida, algunos personajes que pretendían contender por algún encargo de elección popular, quienes fueron ejecutados como lo hacen los sicarios, pagados por capos del narco.

                     En algunas localidades de la sierra, pueden ubicarse a varios municipios en situación de alerta amarilla como son los casos de Guadalupe y Calvo, Guachochi, Balleza, Batopilas, Uruachi, Chinipas, Guerrero, Madera, Bocoyna, donde la mano del narco está puesta para financiar a los candidatos, pero no sólo ahí, sino en otras latitudes, mucho más cercanas a la capital del estado, como Jimenez, Cuauhtémoc, Villa Coronado, López, Allende, Nuevo Casas Grandes, donde los ahora abanderados de todos los partidos saben que deben de ser un tanto “tolerantes”  y hacerse de la vista gorda con los malandros, que siempre los tendrán en la mira.  

                       La Fiscalía General del Estado que encabeza, César Peniche, a quien le mataron uno de sus escoltas que vigilaban su casa, debe estar muy al tanto de que municipios podría recibir malas noticias una vez que empiecen las campañas en todo la vasta entidad.

                        Se hayan hecho negociaciones con el crimen o no del gobierno de Javier Corral, siempre estará latente la ominosa posibilidad de que sea ejecutado algún aspirante a un cargo de elección popular.

JAVIER CORRAL

                         El crimen es un poder fáctico que ahí está.

                       Listo para cobrar sus ajustes de cuentas a quien no le haya cumplido sus promesas, o simple y llanamente atente contra sus reglas que se sustentan en el poderío de sus recursos económicos y obvio, de su armamento.

                       Nombres de comandantes, ex procuradores, ex subprocurador, familiares directos de ex funcionarios podríamos citar que ya son parte de la estadística criminal, que seguirá creciendo por desgracia conforme pasen los días y los meses.

                        Cuando estemos en la recta final de las campañas, ya no digamos a nivel de la Presidencia de la República, sino a nivel de los candidatos a gobernador, senadores, diputados federales, diputados locales, y obvio, ediles siempre estará latente, que algún personaje más allá de sus filias, sea eliminado por no convenir a los intereses del hampa organizada, que no es otra, más que la que nos gobierna desde hace un buen rato.

                         Por eso cayó Luis Donaldo Colosio, que era del PRI.

                       ¿Estaremos preparados para soportar otro magnicidio? Similar al del 23 de marzo de 1994.

                          Yo le ruego a Dios que no ocurra otra desgracia de ese tamaño. Podría ser la chispa que encienda la hoguera……de México….

POSDATA.

EL gobernador de Chihuahua, Javier Corral fue sacado a toda prisa por sus escoltas del campo de golf

   

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio