Fecha: 08-03-17

*Peña Nieto, se calza los guantes para 2017 y 2018.

*Reaparecen Mario Trevizo y Javier Garfio.

Por: Juan ANTONIO TORRES
 
ENRIQUE PEÑA NIETO

En ocasión de conmemorar el 88 aniversario del Partido Revolucionario Institucional, el huésped de Los Pinos, Enrique Peña Nieto, lanzó un reto a sus correligionarios que a simple vista parecería desproporcionado, con todo lo que está ocurriendo en el país, y sobre todo cuando todas las encuestas dicen que Morena y su candidato, Andrés Manuel López Obrador, están más que apuntados para ganar las elecciones presidenciales del 2018.

En su calidad del primer priista del país, el mexiquense se aventó el tiro o la puntada de asegurar que su partido ganaría las tres gubernaturas en juego, este próximo 4 de junio-- Estado de México, Coahuila, Nayarit- además de las alcaldías del empanizado Estado de Veracruz.

ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR

O sea, el tres de tres. Así de plano.

Fue el reto tajante que les lanzó, Peña Nieto a sus fieros opositores.

No fueron pocos los ahí reunidos el pasado sábado en el auditorio, Plutarco Elías Calles, en la sede nacional del PRI, que se habrán recordado que en el 2015, el sonorense, caído en desgracia, Manlio Fabio Beltrones, había asegurado que de las 12 gubernaturas en disputa, por lo menos 9 de estas, seguirían siendo del PRI.

MANLIO FABIO BELTRONES RIVERA

Y para su desgracia, 7 de estas se las arrebató la oposición, entre estas, por supuesto- el mismo Chihuahua-.

Fue su waterloo.

No debemos olvidar que el ahora jerarca nacional del PRI, el michoacano, Enrique Ochoa Reza, hace unos días atrás, también había adelantado que el PRI se llevaría las tres gubernaturas.

O sea, como luego decían los priistas del viejo régimen, cuando todavía el dinosaurio era invencible:

Carro completo.

De acuerdo a un dato duro, 17 de las últimas 29 elecciones para gobernador han terminado en alternancia. Y como el tricolor hoy gobierna las entidades en la puja electoral, lo más seguro y probable de acuerdo a las estadísticas, es que va a perder por lo menos un estado.

En ese contexto de prometer lo que no se debe prometer, EPN, negó que su partido- el PRI- haya negociado con el PAN, apoyar a este instituto político y dejarse perder, con tal de que no llegue Morena a la gubernatura del Estado de México, y por esa misma vía, a Los Pinos en el 2018.

El mexiquense arremetió contra AN, acusándolo de haber sido por demás irresponsable con el manejo de las finanzas durante los 12 años que mantuvieron el control del Ejecutivo Federal. O sea, la Presidencia de la República.

O sea, pues, en términos llanos, que Peña Nieto ya se calzo los guantes. Habrá que esperar sino los puso ya cuando es demasiado tarde, cuando ya las tendencias de derrota son más que previsibles.

Acicateado por las porras y los vítores de sus correligionarios, Peña Nieto, diría a los del tricolor:

“Nosotros los priistas, siempre salimos a ganar, pues somos el mejor partido de México, no uno que, acostumbra a pactar para dejarse derrotar”.    

Lo que muchos deben de preguntarse, más allá de que pertenezcan al PRI o a otro instituto político, es si ¿puede el PRI ganar las elecciones en las tres gubernaturas en disputa, como son, Coahuila, donde ya repudian a los Moreira- en Nayarit, donde el gobernador, Roberto Sandoval, ha resultado ser un pillo de siete suelas y en el Edomex, están que trinan porqué un familiar del Presidente, o sea, Alfredo del Mazo Maza- primo de EPN, fue impuesto como abanderado del PRI, para tratar de relevar en el cargo al también priista, Eruviel Ávila Villegas.

Se antoja como una verdadera utopía.

Si se pierden dos de las tres gubernaturas, lo más seguro es que el presidente de la República, y ya no el líder del PRI, Enrique Ochoa Reza, quien tenga que pagar los platos rotos de ese muy probable escenario.

Sobra decir además que la autoridad presidencial para operar la designación del futuro candidato presidencial del PRI, se verá por demás cuestionada y mermada. La debilidad de EPN, será más que manifiesta.

Es un hecho que el Presidente tuvo que aventarse como luego se dice al ruedo, para que no lo sigan tachando sus detractores políticos de débil o timorato.

Es una verdad de Perogrullo, que, si pierde el Edomex, será su sentencia de muerte antes de los comicios presidenciales del 2018.

Ya aseguró que el PRI no negociará esa plaza la más importante del espectro nacional a cambio de darle otras al PAN, como Coahuila.

¿Habrá despejado la duda que flota entre el imaginario critico de que no entrará en pláticas o arreglos con el PAN para que juntos o en alianza le eviten el triunfo a AMLO y llegue a Los Pinos, después de haber contendido por tercera ocasión?

Se otea ominoso el futuro del huésped de Palacio Nacional. A ver qué pasa en los próximos tres meses.

EN CORTO....EN CORTO... EN CORTO... EN CORTO.

Este lunes de manera “casual” reaparecieron por la mañana en el café del Sanborns de la Ortiz Mena, tres cuestionados personajes ligados al putrefacto ex gobernador, César Duarte. Por un lado, apareció el ex secretario de gobierno, Mario Trevizo Salazar, con un look muy diferente al que observaba cuando le hacía buena parte del trabajo sucio al ballezano. De barba profusa y con sus tradicionales trajes por demás convencionales. Para dar la impresión a sus enemigos que “sigue siendo el mismo” y que no hizo el billete que la mayoría de sus excompañeros se llevaron en menos de un sexenio. También se vio al pillo de Javier Garfio Pacheco, quien se despachó con la cuchara grande, en el pasado trienio y que ahora quiere sacrificarse como candidato al Senado de la República. Desmemoriado y cínico pues. Lo más seguro es que minimiza el hecho de que estando como edil de Chihuahua, se perdió la alcaldía, y todas las diputaciones locales correspondientes a la capital del estado, y casi todas las regidurías. Una estrepitosa derrota como no se había registrado antes. Y así quiere ser “candidato”. Además de perdedor, es un hampón, quien logró un botín que nunca antes había tenido. Fue uno de los fieles escuderos de la banda de su padrino político, César Duarte.

JAVIER GARFIO PACHECO

Las ratas y los bichos, conforme se va el frío y se acerca la primavera y el verano, empiezan a salir de sus agujeros... Cuídese caro leyente porqué andan crecidos y presumiendo que no les harán nada los panistas, que habían prometido llevarlos a la cárcel y pagar todas las que hicieron al amparo del poder.


 

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016
visivatek

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio