Fecha: 07-09-18

*Jaime Herrera, Mario Trevizo y Raúl Chávez, tres cuestionados

 Testigos protegidos, presumen su impunidad por doquier.

*Francisco Salcido, Antonio Bujáidar, abandonan navío tricolor..

*Federico Guevara, inicia la República…Mañanera.

Por: Juan ANTONIO TORRES
 
 

JAIME HERRERA

                  No son pocos los que se preguntan porque algunos turbios personajes que ocuparon puestos privilegiados en la pasada administración pública que encabezó el ballezano, César Duarte, se exhiben en la calle, como si fueran una blancas palomas, o unas damas de la caridad, como si no hubieran quebrado un solo plato en el tránsito de un sexenio.

                                             Lo anterior viene a cuento porque, el gobierno del Nuevo Amanecer de Javier Corral,  hasta ahora se ha dado el gusto de llevar a la cárcel a una buena cantidad de funcionarios públicos que era un secreto a voces, fueron cómplices de muchos de los latrocinios y actos de trapacería que cometieron al amparo del poder, por supuesto, con la venia del ex inquilino del palacio de gobierno, quien los obligaba a firmar todo, so pena, de no hacerlo, eran despedidos ipso facto, y por supuesto de inventarles uno y mil delitos, por no haberse prestado a los múltiples cochupos, que eran la especialidad de Duarte Jáquez.

                                             Estaban obligados a ponerse del Puebla.

                                               De una lista inicial de por lo menos 72 ex servidores públicos que formaban parte del primer círculo del poder, que obraba en los Expedientes X, de todos es conocido que los que han caído en la cárcel fueron el ex edil de Chihuahua, Javier Garfio, el ex director de Administración, Gerardo Villegas Mandriles, el ex secretario de Educación, Ricardo Yáñez Herrera,  el ex director de Bienes Patrimoniales, Antonio Tarín, el ex auditor superior del Estado, Jesus Esparza Flores.

                                                             Podría especularse, que son “los peces gordos” que hasta hoy ha podido presumir Javier Corral, porqué muchos otros, la gran mayoría, o se han amparado, o simplemente se hicieron ojo de hormiga, como han sido los casos, del ex secretario de Salud, PedroHernández Flores; el ex fiscal general del Estado, Jorge González Nicolás, el propio, Joel Sandoval Tarín, ex subsecretario de Educación, y quien se encargaba de recoger dinero que era un contexto de todas las oficinas de recaudación en la entidad, para hacerlo llegar a su primo hermano, César Duarte.

                                                            Hubo otros casos muy concretos como el del ex secretario de Comunicaciones y Obras, Eduardo Esperón, quien para salvar la cárcel, pagó una fianza de 8 millones de pesos, que debieron haberle resultado una bagatela, si tomamos en cuenta los diezmos que le exigió a muchos constructores para hacer obra en los diferentes puntos de la geografía estatal. Se sabe que hasta un 25% se les cobraba por adelantado, para que pudieran “trabajar”.

                              Fue como quitarle un pelo de gato, a un pillo de la calaña de Esperón.

                              Pero hay otros, que no los tocan para nada. Ni la prensa, como tampoco, las autoridades de la Fiscalía General del Estado, empezando por César Peniche Espejel.

                           Se pasean por las calles citadinas, o incluso en restaurantes de copetín, como son los casos específicos del ex secretario de Finanzas, el ingeniero agrónomo, Jaime. Ramón Herrera Corral, el ex secretario de Gobierno, Mario Trevizo Salazar, y por supuesto, el ex contralor, Raúl Chávez Espinoza, pillastre que no tiene madre para atracar a quien se deje, así lo deje en la calle, sino habría que preguntarle a los familiares del extinto ex mandatario de Chihuahua, Oscar Ornelas Kuchlé, para saber cómo los esquilmó.

RAUL CHAVEZ ESPINOZA

                               Sorprende que hoy se les vea como testigos protegidos a los tres.

                                Tal vez, el que más ha sorprendido a la opinión pública, por supuesto ha sido, el ex titular de la Hacienda estatal, Jaime Herrera, porque si alguien le conocía las tripas- si se me permite la expresión coloquial – al pasado régimen, era justamente, Herrera, pues hasta socio era, o es del Banco Unión Progreso, donde estaban metidos, el ex gobernador, y su propia esposa, Bertha Gómez, como los accionistas más fuertes.

                                Se daba por un hecho, que uno de los primeros ex duartistas que figuraría en la lista de los Expedientes X, era precisamente, Herrera Corral, y que por ende, sería llamado a cuentas, ya sea en prisión o amparado.

                                  Herrera, tuvo siempre dos opciones: esconderse o evadir la acción de la justicia o cooperar con esta. O sea con Corral Jurado y compañía, una vez que tomaron los controles del gobierno estatal.

                                    Optó por la segunda, soltar la sopa, dicho en otros términos, les dijo muchas cosas turbias que había realizado bajo las órdenes de su ex jefe político y amigo, César Duarte, que no tuvo más remedio que pelarse a la Unión Americana, para salvar su pellejo tan grasoso y por demás voluminoso.

                      Herrera, se convirtió de la noche a la mañana en un testigo protegido, para no pisar la ergástula de San Guilermo. Lo que no sabe, o mejor dicho, no lo ha valorado, es que las traiciones entre ladrones de cuello blanco, se pagan con la vida, si su ex jefe político y amigo, llegará a ser extraditado de los Estados Unidos a México y obvio, encarcelado en algún centro penitenciario de nuestro país.

                     La delación de Herrera contra su ex amigo y ex jefe político, podría derivar en una bala en la cabeza. Entre malandros así se cobran las malas jugadas.

                     En el caso del ex rector, Raúl Chávez Espinosa, y ex contralor del sexenio pasado, muchos no se explican cómo un tipo tan sucio y falso como Raúl Chávez, no ha sido tocado ni por los medios de comunicación en su mayoría, mucho menos por los encargados de impartir justicia en Chihuahua.

                     Raúl encubrió desde la Contraloría no mucha, sino toda la podredumbre que emanaba del putrefacto sexenio pasado. Ni una sola observación le hizo a Duarte, tampoco a muchos de sus ex colaboradores más cercanos, como el extinto, Carlos Hermosillo, el mismo, Pedro Hernández, o Raúl Jabalera, que se llenaron las alforjas de billetes como si se hubieran sacado el premio mayor de la lotería nacional.

                         En las elecciones del 2016, si alguien manejó dinero a pasto, fue justamente Raúl, para repartirla entre toda la feligresía del PRI. De acuerdo a la versión de un testigo que vio fajos y fajos de billetes, todos de 500, estos eran para los presidentes seccionarles , para los presidentes de casillas, para cuidar la votación en todo el territorio estatal.    

                      Varios de los escritores de la citada dependencia lucían repletos de pacas de dinero, puros billetes de 500. De este dinero, ¿cuánto le gusta se haya chingado, Chávez Espinoza.  4 o 5 millones:se me hacen pocos.

                      También el ex rector, presume a la chita callando que “el no tiene problema alguno con el señor gobernador” cada vez que lo entrevistan los periodistas.

                      Y donde queda el ex académico, Mario Trevizo Salazar. Bien cierto, es que por sus manos no pasó dinero, como sucedió con sus ex compañeros antes citados.

MARIO TREVIZO SALAZAR

                      Era la materia gris del gobierno de Duarte. Manejó concesiones, permisos para muchas cosas, que desde luego se cotizan y bien!

                       Si usted me apura, hasta en dólares pudieron haber sido los moches, que pudo aterrizar Trevizo, con las bendición de su ex jefe y amigo.

                        De que traían las posaderas llenas de estiércol, los tres  a mí en lo personal no me queda la menor duda. Para no andar con amparo bajo el brazo, mejor optaron por cantar y cantar, antes que les aplicarán una rudeza innecesaria y les pusieran el traje de rayas y se vieran como cebras, pero de dos patas.

                        “Justicia a secas a los enemigos”, decía el Benemérito de las Américas, Benito Juárez.

                       Pero también aseguraba: “Justicia y gracia a los amigos”.

                       Los tres putrefactos personeros antes mencionados pueden presumir de dientes pa’ fuera “que están limpios”. Pero en los hechos están tan manchados como los otros.

                     Que se las haya perdonado, Javier Talegas Corral, es otra cosa. Como también que se las crea el imaginario colectivo, porqué todo mundo en Chihuahua, los señala con índice flamigero…

BREVES INDISCRETAS..

El ex secretario particular de César Duarte y ex secretario de Desarrollo Social, Rafael Servando Portillo, si usted creía que andaba huyendo por qué lo traían en la lista de los ex funcionarios ratones o pillos, no hay tal cosa. El nativo de Temoris, municipio de Guazapares, desde hace meses se encuentra recluido en una casa que se ubica en la capital del estado, en donde vive con un familiar muy cercano que lo cuida, porque la diabetes y la depresión lo tienen en una situación por demás endeble, que lo hacen peligrar su salud.

RAFAEL SERVANDO PORTILLO

Además subsiste con la paranoia que lo vayan a detener, por los múltiples atracos que cometió al amparo de sus encargos públicos. Parece un esqueleto en vida. Ya no sale para nada. Se ha convertido en un prisionero, en un rehén de sus miedos y que los afanes de venganza le cobren factura, ahora que no es nadie, más que un referente de corrupción….

RUSSEK ANDA HUIDO…

EL ex secretario de Desarrollo Económico en el pasado sexenio, Manuel Russek Valles, anda huyendo de la acción de la justicia que le quieren cobrar, Javier Corral y sus secuaces.

 Desde hace por lo menos un mes, se peló a los Estados Unidos por el temor de que lo vayan a encarcelar por todos los billetes que se echó a la bolsa, para apoyar muchas maniobras turbias de Duarte y los Medina, que tenían toda acaparada la citada dependencia .

MANUEL RUSSEK

   Russek, se hizo ojo de hormiga, ya no se le ve en el Hotel Tierra Blanca, donde se la pasaba horas y horas, después del escándalo de sus amoríos con una de sus ex secretarías, a la que preñó, por la que tuvo que abandonar la casa de su familia de toda una vida, y todo por unas nalgas muy vapuleadas por muchos, pero muchos ex funcionarios que ya le habían dejado su marca……..

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio