TORRE MAYOR

Fecha: 06-03-16

 

*El narco en los tiempos de campaña.
*Los amoríos de Silvano Aureoles Conejo.
*Javier Garfio, un coordinador incómodo.




 
Juan ANTONIO TORRES
 





RICARDO ANAYA


 Ya no es novedad subrayar que partidos y candidatos están más que infiltrados por el crimen organizado, no solo a lo largo de la vasta entidad chihuahuense, sino en todo el territorio nacional.
                                                             Lo mismo ha ocurrido con abanderados del partido en el poder ( PRI) que en otros institutos políticos como el PAN o el mismo PRD.
.                                                           Los ejemplos de candidatas o candidatos que se ha demostrado que estuvieron coludidos con el narco saltan a la vista, sin mucho quebrarse la cabeza. Ahí están los casos de la diputada local, oriunda de Sinaloa- coludido con El Chapo, Lucero Sánchez, así como el asunto de José Luis Abarca, el ex edil de Iguala, Guerrero, acusado de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.
.                                                             Son los más recientes, pero es un hecho que no serán los únicos. Porque el germen del crimen se ha encubado hasta el tuétano en la estructura de los municipios, como de los propios partidos políticos.
                                                                De los 67 municipios que conforman la geografía de Chihuahua, cuantos le gusta a usted, que su origen este mas que enturbiado, porque simple y llanamente, en por lo menos 23 municipios de la alta y la baja tarahumara, la ley que se cumple es la que marcan los capos de la droga y sin chistar.
                                                                Ellos ponen a los abanderados, porque estos pertenecen a su grupo o su banda, y no permiten que nada ni nadie, les quite ese privilegio. De poner y quitar. Y las autoridades locales, estatales o federales, se hacen de la vista gorda, para evitarse broncas o problemas, que en muchas de las ocasiones, terminan por cobrarse la afrenta, matando a sus detractores o críticos.



AGUSTIN BASAVE




                                                              ¿Cuantos candidatos que pertenecen a algún grupo o cártel, terminaran bajo las balas asesinas del crimen organizado?
                                                               Hace menos de un mes- 12 de febrero-, fue ultimado, Leonel David  Hernández Vega, ex edil de Batopilas, quien aspiraba a convertirse en alcalde por segunda ocasión, pero no debemos de olvidar otro homicidio muy similar, cuando fue privado de la vida, el empresario, Jaime Orozco Madrigal, apodado El Chacal, quien fue asesinado el 10 de junio del 2013, en Guadalupe y Calvo. El aspirante priista a edil contaba con 40 años de edad, quien había sido levantado de su domicilio por un grupo de hombres armados que luego lo dejaron abandonado en un paraje serrano.
                                                             Hasta la fecha, no se sabe quienes fueron los autores intelectuales o materiales de este crimen.
                                                            ¿Pero estaremos exentos de estos violentos incidentes cuando todavía no arrancan las campañas de manera formal, tanto de candidatos a ediles como de los que aspiran a la gubernatura de Chihuahua?
                                                              Los jaloneos entre las autoridades que tienen que ver con la seguridad pública y los municipios que no son priistas, ya han dado mucho de que hablar. Hasta el propio Ejército tuvo que salir al quite, para apagar esos “fuegos amigos” que se estaban dando entre el Fiscal, Jorge González Nicolás y el edil de Cuauhtémoc, Heliodoro Juárez, de extracción panista.
                                                           ¿Que harán las autoridades del INE, de la propia, PGR, ya no se diga de la Fiscalía General del Estado, para evitar que los mañosos, se salgan con la suya, y no impongan a sus alfiles, que como requisito especial en sus trayectorias, tienen en especial de que no les falta el recurso económico para sufragar sus campañas, y desde luego repartir a manos llenas,  para que no sean molestados y puedan llegar sin ningún problema a dirigir los destinos de los municipios, que empobrecidos y olvidados de la mano de Dios, son presa fácil de sus apetitos y de sus intereses inconfesables.

                                                              No será una sorpresa que en varios municipios serranos de la entidad, el PAN, no vaya a postular candidatos a ediles. Saben que hacer lo contrario, seria atentar contra la vida de quien resulte candidata o candidato.
                                                              Ciertamente, no solo hay temor entre las huestes del PAN o el PRD, sino también entre los del PRI, porque los últimos que han caído, son precisamente ligados al tricolor. Hernández militaba en el PRI, lo mismo que Orozco Madrigal, y los criminales no les perdonaron la vida, porque pertenecían al Revolucionario Institucional.
                                                              Si algo hay en común en los asesinatos de estos dos personajes, es que eran gente buena, que desde luego tenían sus críticos o detractores, pero no pesaba en sus palmarés, nexos o vínculos con el crimen. Con toda seguridad sabían de la existía de estos grupos, pero dudo que se hayan enfrentado abiertamente a sabiendas que les podría ocurrir algún atentado criminal que les cobrara la vida, como finalmente les ocurrió.
                                                          ¿Volverá a correr sangre?
                                                          Ojalá y no. Pero es todos sabido que los narcos, y los sicarios no tienen palabra de honor.
                                                       En días pasados, Ricardo Anaya del PAN, así como su par, Agustín Basave del PRD, solicitaron a la Comisión Bicamaral de Seguridad Nacional, expedir un protocolo contra la infiltración del crimen organizado tanto en el Congreso de la Unión, como en las legislaturas locales.
                                                         En un encuentro privado, los presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado de la República, Jesús Zambrano y Roberto Gil, respectivamente, así como, Anaya y Basavé, acordaron pedir de manera formal la edición de un protocolo “de prevención, identificación y respuesta inmediata frente a indicios de posible infiltración del crimen organizado en todas las candidaturas que se tenga conocimiento”
                                                      Todavía está muy fresca en la memoria del imaginario colectivo, los hechos en los cuales se vieron envueltos, el ex edil perredista de Iguala, José Luis Abarca Velazquez y su esposa, Maria de los Ángeles Pineda, quienes estaban ligados al peligroso grupo de Los Guerreros Unidos de aquella entidad, a los que se les imputa haber eliminado a los 43 normalistas de Ayotzinapa, el pasado 26 de septiembre de 2014, en un hecho que le dio la vuelta al mundo y que terminó desgastando la imagen de Enrique Peña Nieto y de su gobierno, cuando todavía no acababa de cumplir ni los dos años en el ejercicio del poder.



JOSE LUIS ABARCA Y MARIA DE LOS ANGELES PINEDA





                                                      Sobra decir que ese incidente, le costó un enorme desprestigio al partido del Sol Azteca, y a su dirigencia, que en las pasadas elecciones federales le cobraron la factura, perdiendo muchos espacios frente a Morena, que supo aprovechar y capitalizó los graves errores de las huestes del PRD.
                                                     El blindaje electoral al cual todos le están apostando, ojalá y no vaya a resultar en un intento infructuoso por revelar quienes están enchufados a la delincuencia organizada y los mañosos se salgan con la suya......***********..............*****. EN CORTO......EN CORTO......EN CORTO.....
Al gobernador de Michoacán, el perredista, Silvano Aureoles Conejo, le está saliendo muy caro sus asuntos de tipo amoroso con la cantante Belinda, ex de Giovani Dos Santos. Y es que en la pasada visita del Papa, Francisco, a alguien del equipo cercano a Silvano, se le ocurrió movilizarla en uno de los helicópteros que tiene para cuestiones de seguridad del estado al evento del Sumo Pontífice. Se filtró la información y la prensa no solo de Michoacan, sino de México, lo balconearon. Ya no le quedo mayor remedio en decir que no era ni su amiga para salir del paso. Pero fueron captados muy agarrados de la mano y mejor optó por guardar silencio. Por aquello de que “calladito gobernador te ves más bonito”......
Al chapo Guzmán, lo recapturaron el pasado 8 de enero en los Mochis, Sinaloa, y de ese día a la fecha, protagonizó varios incidentes, entre éstos su affaire con la actriz, Kate del Castillo, que dio mucho de que hablar. Pero lo que pocos esperaban es que  sus parientes y el mismo se quejaran de los malos tratos a los que lo están sometiendo. Hasta en huelga de hambre se quiso poner para que le aflojaran un poco a las estrictas medidas de seguridad que hoy lo tienen sometido para evitar una nueva fuga. No se alcanza a comprender como un capo que mando a matar a tanta gente, se tome el gusto de quejarse por “ los malos tratos”, De veras, el hombrecillo oriundo de Badiraguato, no tiene madre, ni memoria.........

POSDATA.......
Desde el pasado 4 de diciembre, el ex dil de Chihuahua, Javier Garfio, solicitó licencia para separarse de su encargo, bajo el supuesto hecho de que ya tenía amarrada la candidatura a gobernador de Chihuahua. Lo que resultó en un fiasco. Lo ungieron coordinador de la campaña de “su amigo” Enrique Serrano, y hasta la fecha se ha convertido en un personaje incómodo que lejos de sumar y multiplicar las adhesiones o las voluntades de los priistas en favor del ahora abanderado, está dividiendo y restando a los correligionarios del tricolor. Un coordinador que nunca coordino ni su propia campaña cuando le dieron la alcaldía de Chihuahua. En el búnker de Serrano no se ve el fervor o la emoción que se observó en otros candidatos a estas alturas de las precampañas. En buena medida se le debe a Garfio tal frialdad, tal estado de cosas. Desde el 23 de diciembre despacha de coordinador de campaña y no se le ven pies ni cabeza a ese war room del cual deben salir las estrategias de campaña para enfrentar al candidato independiente, José Luis Barrza y al panista, Javier Corral, que han avanzado muchísimo en comparación al abanderado del partido en el poder, a quien cada vez se le ve fuera de contexto, muy frío.........



 

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2011

 

 

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio