Fecha: 05-11-18

 *Los ecos del predial en tres precandidatos al 2021

Por: Juan ANTONIO TORRES
 
 

AMLO

                     El tema del incremento al impuesto predial, para el 2019, puso en serios aprietos a algunos ediles, mientras que a otros, les dio la posibilidad de lucirse, o por lo menos, decirle a sus conciudadanos de sus respectivos municipios que, no hay por qué temer nada al respecto, porqué antes al contrario, a los contribuyentes cumplidos y puntuales, se les podría premiar, ¡pero bien!

                                      La semana pasada, debió ser muy pesada, para la alcaldesa de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván, que quien sabe por quién fue asesorada, para que desde su cuenta de Facebook, hiciera el anuncio, de que para el 2019, se incrementaría el impuesto predial hasta por un 22%, bajo el ramplón y falaz argumento de que el grueso de dichos recursos, alrededor de 85 millones de pesos extras, se destinarían para aterrizar 4 mil tomas de agua potable, así como 8 mil descargas domiciliarias de drenaje, en 40 colonias de la capital del estado, que tendrían un efecto positivo, en por lo menos, 10 mil familias.

                                   Este anuncio en cuestión de horas, obtuvo un rechazo rotundo, que le valieron agudas críticas, ya no digamos de los partidos políticos de oposición-PRI,Morena,PRD- sino de la misma población que a través de las redes sociales, la tupieron de críticas, por lo absurdo de su pretensión, pero sobre todo, porque la alcaldesa de extracción blanquiazul, no sólo se había opuesto, sino que había asegurado, rotundamente desde cuando era diputada local en el 2015, y ya al frente de La Comuna, a que no habría aumentos sobre ese gravamen.

                                   Bastaron dos días, para que diera marcha atrás, en su ilusa maniobra de querer cobrar en el 2019, lo que no hizo en sus dos primeros años de gobierno, y por supuesto, protegerse en los siguientes tres, para pavimentar sus posibilidades de llegar fuerte para pelear por su nominación a la gubernatura en el 2021.

                                    Sus bonos de credibilidad, se hicieron añicos, más allá de que haya reculado, el imaginario colectivo no sólo de la ciudad de Chihuahua, sino de buena parte del estado, para su desgracia, ya la midió, ya se percató que no tiene palabra, o que como La Chimoltrufia, como dice una cosa, dice otra.

                                   La justificación que usó en su video para dar marcha atrás, se ve demasiado actuada, muy falsa tanta sonrisa, pero sobre todo, el manoteo, exhibe su nerviosismo. Si Maru y sus asesores en marketing, así como “sus amigos”, César Jáuregui y Mario Vázquez, creyeron que sacándola a que diera una explicación, del porqué de retractarse ante semejante tontería, le regresaría la fortaleza con la que contaba después de haberse reelegido, se volvieron a equivocar.

                                    Porqué, después de pérdida, volvió a perder. Después de caer, se volvió a caer. En tres días, su imagen se fue a pique. Lo que había consolidado en dos años, en dos días, se le hizo crisis. Una breve encuesta de nuestra empresa de consultoría, IPC ESTADÍSTICA, consistente en 100 encuestas de campo, preguntando, a los ciudadanos si estaban a favor o en contra de ese aumento, un 83% respondió estar en contra, o en, no estar de acuerdo.

                             Una lectura, que no podemos dejar pasar, es que el jefe del Ejecutivo, Javier El Talegas, Corral,  en este contexto de críticas y señalamientos no salió a hacer leña del árbol caído, a criticarla, pero tampoco hizo alarde en defenderla, del lapsus linguis, que había tenido, “su amiga” la presidenta, la mujer, del botox a granel.

                                 El costo político, ha sido muy alto. Sin exagerar, podemos decir, que la imagen de Maru Campos, sufrió un colapso, del cual le va a salir muy caro salir de este bache, que desde luego, fue aprovechado por sus competidores también ediles; Armando Cabada por Ciudad Juárez, y Alfredo Lozoya, por Hidalgo del Parral, los dos, independientes.

                                Cabada, el alcalde fronterizo, aprovechó este escenario adverso en el que cayó su colega, Campos Galván-a la que había felicitado en días pasados en un desplegado a plana completa por su contundente reelección en un diario capitalino- para que en una entrevista a plana completa, rechazara de manera tajante la más mínima posibilidad de un incremento al impuesto predial, no sólo eso, sino que prometió a los contribuyentes de esa ciudad, premiarlos por su puntualidad de pagar ese gravamen.

                                  El ex presentador de la televisión, quien ganó las elecciones para un segundo periodo de forma por demás cuestionada el uno de julio, por buena parte de la prensa y por un poderoso segmento de los electores juarenses, pasó las de Caín, durante la pasada visita de Andrés Manuel López Obrador, en su “gira del agradecimiento” cuando ingenuamente, accedió a subir al presidium de dicho evento, a donde nomas, se les había permitido acceder al futuro vice-gobernador de Chihuahua, el diputado federal, Juan Carlos Loera de la Rosa y el senador, Cruz Pérez Cuéllar.

                                 El abucheo en su contra fue abrumador, bajo los gritos de “espurio” “ratero” que proferían las huestes morenistas, antes que hiciera su aparición el tabasqueño, futuro presidente electo, AMLO.

                               Además, le gritaban, “Mocken, Mocken” el apellido, del ex candidato a edil, por Morena, quien se presume ganó la elección en las urnas, pero perdió en la mesa la alcaldía. Fue lamentable la escena, a tal grado, que no le quedó otra más que salir, con la cara llena de vergüenza y salir ipso facto a su tierra, custodiado por sus guarros, a bordo de una Jeep, Cherokee, negra blindada, para olvidar ese bochornoso incidente…del cual se levantaría unos días después, cuando sin querer, su colega, Maru Campos, se metía en camisa de once varas, con el asunto del predial.

                                   Cabada, supo salir de su desaguisado, observado con la visita de El Peje, de una circunstancia que por supuesto no tenía presupuestada. Como tampoco los abucheos en el evento de Morena. El edil juarense, logró resarcirse de la exhibida pronto. Y se fortaleció, con lo que daría a conocer, por lo relacionado con los premios a los contribuyentes leales y puntuales.

                                     El golpeteo, lo acicateó a tal punto, que en el cisma de Campos Galván, vio la coyuntura de salir airoso del grotesco raspón sufrido a manos de sus enemigos, que ya le dieron a entender que no se la perdonarán y que si pensaba pasarse a filas de Morena, para encabezar su anhelado proyecto de ser abanderado de ese partido, va a estar muy difícil que se lo permitan, ya sea Cruz Pérez Cuéllar o Juan Carlos Loera.

                                   En lo que respecta al edil Independiente de Parral, Alfredo Lozoya Santillán, también aseguraría que la tasa del impuesto predial, no la aumentaría, sino que quedaría igual, para no afectar la economía de las familias de su tierra.

                          El Caballo, Lozoya, quien no obstante que su municipio es por demás pequeño, en comparación con Ciudad Juárez, y Chihuahua, ha declarado su aspiración de buscar la gubernatura en el 2021, una vez que logró reelegirse para un segundo periodo, una vez que arrasó a sus contendientes por una diferencia abismal, entre lo que obtuvo de votos su candidatura y lo que lograron el PRI, PAN y MORENA.

                         Ni juntos le hubieran ganado. Demostró que tiene pueblo. Al cual desde luego, no se lo hubiera querido echar en contra aumentándoles la cuota del predial.

                         Maru se cayó.  Cabada se creció al castigo y se levanto de la lona. Lozoya se quedó estable.

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio