Fecha: 05-08-16

*Prostituida y pervertida la educación en Cobach.

*Una mina de dinero para directores y sindicato.

*¿Por qué no le creen a Peña Nieto lo que dice y lo que hace?

*Solo 7 de 32 gabinetes han entregado su 3de3

*Jaime Enríquez, se despide extorsionando empresarios.

*Se vulnera Javier Corral en la elección de la UACH.

Juan ANTONIO TORRES
 
 


 

JOSE ACUÑA PERALTA

En el presente sexenio que está a punto de concluir, mucho se ha presumido que la educación es uno de los rubros en los que más avances  y logros tuvo el gobierno de César Duarte Jáquez.

Lo  que no necesariamente es cierto.

Todo depende del cristal con el cual se miren las cosas. Si se habla de cantidad de alumnos que hoy tienen la posibilidad de asistir a un aula, es muy probable que estemos de acuerdo, pero en cuanto a la calidad en lo académico, en este aspecto deja mucho, pero mucho que desear.

Y para ello, hay que tomar como ejemplo para mal, por desgracia, lo que ha venido ocurriendo en el Colegio de Bachilleres, desde su propia  fundación que aconteció ya hace algunas décadas atrás, hasta nuestros tiempos.

Surgido en 1973, en un principio a los ahora directores de esa instancia educativa, se les llamaba coordinadores.

OSCAR ORNELAS KUCHLE

El primero de ellos, fue el extinto, Oscar Ornelas Kuchlé. Luego le sucedería en el encargo, Sergio Martínez Garza, después, Enrique Sánchez Silva, enseguida, Jaime Muñoz, apodado “La Pioja”, Juan Meouchi, Rodolfo Acosta Muñoz, Gonzalo Aguilera, “el compadre de compadres” quien se sostuvo 8 años en el puesto. Miguel Primo Armendáriz, José Luis García Rodríguez, Alonso Duarte y por último, el ex rector y ex edil de Chihuahua, Rodolfo Torres Medina.

Los primeros 3 planteles fueron instalados en la capital del estado, como un movimiento de la Universidad Autónoma de Chihuahua, para darle cause a un grupo de “grillos estudiantiles” de todas las corrientes políticas, que más tarde darían de que hablar, como Jaime García Chávez, Enrique Sánchez Silva, la desaparecida, Irma Campos, Jorge Maspúlez, entre muchos otros.

Si algo caracterizaba a esta incipiente institución educativa, eran tres signos distintivos; el orden, la disciplina y un alto y exigente nivel educativo, que por desgracia con el devenir de los tiempos, se fueron evaporando, desgastando, hasta llegar a ser un pálido recuerdo. Los primeros coordinadores se recuerda, fueron, Roberto Pacheco del plantel 1; Raúl Medrano del 2 y Víctor Martínez Testa, del 3.

De acuerdo a los que conocen las entrañas del Cobach, desde su fundación, el nivel académico se empezó a perder, en la gestión de Jaime Muñoz, ahí, empezaron a privilegiarse, a los influyentes, a “los hijos de papi” a los juniors, como lo hizo en su momento, Magaly, la hija del ex gobernador,  Fernando Baeza, o el propio, Omar Bazán, un pirruris, protegido del “Filósofo de Rubio” Artemio Iglesias Miramontes.

Sintetizan la historia del Colegio de Bachilleres en los poco más de 43 años de vida que tiene, de la siguiente forma:

Oscar Ornelas, los fundó- dada su altísima vocación académica- luego, Sergio “El Güero” Martínez Garza, los enfermó,

Después, Enrique Sánchez Silva, los puso en situación delicada. Jaime Muñoz, los puso en terapia intensiva. De ahí para adelante, los que los sucedieron se dedicaron a enterrar lo que en un inicio,  fue una instancia modelo  de educación que les competía por igual, de tu a tu, a instancias como la misma, Lasalle y a los propios tecnológicos privados llámese, el Tecnológico de Monterrey.

Pero a partir de finales de los 80s el Colegio de Bachilleres, empezó a pervertirse la educación, se prostituyó a tal grado que se convirtió en un gran negocio, una mina de oro. Donde todos los directores le dieron preferencia al color del dinero, olvidándose de lo más importante y trascendental, la premisa de educar con valores y principios a los futuros ciudadanos ya no digamos de Chihuahua, nuestra “patria chica” sino de nuestro país, México.

A todo le empezaron a sacar raja económica, pues para empezar a los libros de texto, que de “gratuitos” no tienen nada. Para que usted se de una ligera idea, de lo que se genera en ingresos por este concepto, a los alumnos de primer ingreso, se les cobran 595 pesos por cada uno. A los de tercero y quinto grados, se les cobran, 700 pesos. Si se hace una fácil operación matemática, si se toma en cuenta que cada semestre ingresan por lo menos 52 mil alumnos, nos daría un aproximado de 30 millones de pesos.

Aquí no vale el argumento de que si un padre de familia tiene un hijo en tercer semestre o quinto, y le quiere dejar sus libros a un hermano menor  que acaba de ingresar y para que no gaste por este concepto, en el Cobach, se pasan por el arco del triunfo tal detalle. “O pagas, o pagas”. Ni más, ni menos.

Les vale madres.

Las rifas, también son otro filón de oro, un negociazo.

LA CNTE

A cada alumno, se les entregan boletos por la cantidad “miserable” de 500 para que los vendan, y sino los  logran vender, los tienen que pagar sus propios padres de familia. Multiplique usted los 500 por los 52 mil alumnos, le da la cantidad de 26 millones de pesos al año.

Los uniformes, son otro business que les deja una lana. Solo multiplique usted, los 52 mil alumnos por 800 pesos que cuesta cada uniforme, esto le da a la Dirección del Cobach, la cantidad de por lo menos, 30 millones de pesos, por semestre. Y tienen que ser nuevos, nada que vayan los estudiantes con uniformes de segunda, o que usen los de los hermanos, cuando se da el caso de que dos o tres hermanos, estudien en alguno de los planteles.

Y que le puedo decir de las tienditas, que existen en todos los planteles diseminados en un buen número de municipios. Se sabe que a cada persona que maneja uno de estos pequeños puestos de comida, se le cobran “por cooperación” la módica cantidad de 50 mil pesos. Qué si se multiplican estos 50 mil pesos por los 31 planteles le da a usted un millón 550 mil pesos al mes.

No podemos soslayar los que se les cobra a todos y cada uno de los estudiantes por el uso de la alberca. Por lo menos se les cobra, 10 pesos por alumno. Aquí nadie se mete con palancas. O pagan o pagan.

Aquí no hay alumnos reprobados, todos pasan, aunque sean unos zopencos, para eso existen los “cursos de regularización”, que se traducen más que nada en pesos y centavos que van a parar a las arcas del Cobach. Y todo mundo feliz.

Y que podría decirle del putrefacto líder sindical del Cobach, José Acuña Peralta, quien ya lleva diez años y amenaza con querer perpetuarse en ese espacio en el próximo lustro, una vez que tome posesión, Javier Corral Jurado,  de ahí sus amagos y amenazas de parar las labores del Colegio de Bachilleres, en contra de la Secretaria de Educación que encabeza, Ricardo Yáñez, si no le cumplían sus pretensiones, pero no las del personal sindicalizado, sino las de esta “rata peluda”, como lo califican e identifican,  muchos de los maestros de esa institución educativa.

Por cierto, se sabe que Acuña Peralta, compadre del tristemente célebre, Gonzalo Aguilera, entró al plantel número 1, como maestro de dibujo técnico, en 1976, o sea, hace 40 años, gracias a que en aquel entonces, Raúl Medrano, director de ese plantel, le regaló el título de topógrafo. Vivía en una casa de “medio pelo” en la Unidad Presidentes, pero gracias a lo que se ha sacrificado por sus agremiados, hoy reside en el lujoso fraccionamiento de San Francisco Country Club, donde se da el lujo de estacionar un Jaguar, una pick up Denali, de la Chevrolet, que por lo menos cuesta, 800 mil pesos. Su yerno, Erick Sáenz, también radica ahí. Un pillo quien en contubernio con  el cornudo, Maurilio Ochoa, frustrado aspirante a diputado local, en la Junta de Aguas, hicieron grandes negocios. Pero de eso luego le abundaré con más datos precisos. En esta edición, nomás les enseñamos la puntita, luego les dejamos caer el resto de la información.......

No sea usted mal pensado.

No obstante que el truculento, Gonzalo Aguilera, ungió como líder sindical a José Acuña, este al poco tiempo lo traicionó, a tal grado que ya no se dirigen la palabra.

En resumidas cuentas, hoy el Colegio de Bachilleres, se ha convertido en un espacio para funcionarios venidos a menos, o simplemente para personajes advenedizos y oportunistas, que sin tener el perfil de educadores, han llegado para hacer sus pingües negocios. En esa tesitura, se pueden ubicar a la mayoría de ellos, como Sergio Martínez Garza, Gonzalo Aguilera, Miguel Primo Armendáriz, José Luis García, Alonso Duarte, y desde luego al más corrupto de todos ellos, Rodolfo Torres Medina, pero como es compadre del gobernador, César Duarte, pues todo queda en familia.

Le doy un dato duro para que vea como campea ahí, la opacidad. La falta de transparencia en el manejo de sus recursos. Pues desde 1986 nunca se han rendido cuentas a la opinión pública. El primer líder sindical fue, Hermenegildo Ríos, quien permaneció en el puesto no más de cuatro años y ya. Pero que va con Acuña Peralta, quiere seguir mamando y dándose de topes, con la bendita del Cobach.

Lo que muchos maestros y el  personal administrativo se pregunta, es si la nueva administración estatal que encabezará a partir del 3 de octubre, Javier Corral lo dejará  seguir haciendo de las suyas, sin que se le ponga un coto a sus latrocinios y trastupijes que,  para hacerlos se pinta solo.

¿Quién meterá en cintura a este hijo....de la corrupción. Así andan en las cosas en el Cobach, luego le platico como andan las cosas en la UTECH, que lidera, Benjamín Palacios Perches, quien hasta estuvo de prestanombres en un hotel que se ubica por la Central de Abastos,  propiedad de malandros, pero que se presumían “empresarios exitosos”. Qué tal, si hasta tuvimos un mapache electoral como secretario de educación, en la persona de Pablo Espinoza, a quien nos dimos el gusto de bautizar, “El Vasconcelos de Chihuahua”  para que vea como anduvimos en un rubro tan importante como es la educación, pilar definitorio y trascendental para el desarrollo de un pueblo que aspira a mejores estadios de progreso y avance.

Definitivamente dimos un paso para atrás. Un grave retroceso, una involución que ya estamos pagando a un alto precio. Para ejemplos ahí queda lo que sucede en el Cobach.

EN CORTO… EN CORTO… EN CORTO… EN CORTO…

A menos de 27 meses de que Enrique Peña Nieto, cumpla con su mandato constitucional, habría que enfatizar sobre los factores o las causas porqué el imaginario colectivo ya no cree en lo que dice y en lo que hace el titular del Ejecutivo federal y por ende porque tiene un índice de popularidad que no supera el 25% de las preferencias electorales. De entrada hay que destacar que ha habido graves omisiones y errores en su quehacer gubernamental. Aquí enumeramos tres de estos.

1.-  No hay en México estado de Derecho. Más allá de con qué partido se milite, cualquier persona puede hacer lo que le venga en gana. Quemar camiones, bloquear carreteras, dejar sin clases a miles de infantes, asaltar comercios, rapar a maestros, como lo hemos visto en Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Oaxaca y no se les hace nada a los vándalos de la CNTE, al contrario, se les apapacha. Por si esto fuera poco, ha habido atropellos por demás lamentables en los que la policía federal y el Ejército han quedado muy desacreditados en asuntos como Ayotzinapa, Nochixtlan y Tanhuato. Tales eventos han generado lo que llamó acertadamente el inquilino de Los Pinos, un mal humor social, que lejos de apagarse, se acentúa.

2.- La corrupción de los altos funcionarios públicos, encabezados por los mismos secretarios del gabinete federal, y no se diga los gobernadores, que han atracado como sultanes a manos llenas: ¿Por qué EPN, no ha procedido contra estos? Nombres, nombres, están en la boca de todos. El los palomeó como candidatos a gobernadores, y ahora finge demencia sin llamarlos a cuentas. Esto aquí y en China tiene nombre: impunidad. Sobresale el asunto de La Casa Blanca, donde destacan en papel estelar Peña Nieto y su amada Gaviota.

3.- La economía nomás no camina. La reforma hacendaria que se presumía detonaría el crecimiento y el desarrollo de nuestro país, ha sido un lastre. El problema de la deuda pública que estaba en términos más que  aceptables, ya presenta síntomas de preocupación. Los empleos no crecen y lo que es peor, es que están mal pagados. No hay obra pública que detone el crecimiento, está detenida. Si a todo lo anterior, le sumamos la arrogancia, o soberbia con que se conducen nuestros “servidores públicos” como la del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien se atrevió a traer al odiado millonario neoyorkino, Donald Trump, para que se tomará la foto con su jefe EPN, y el tiro les salió por la culata a los dos a  tal grado que la aceptación del mandatario mexicano por parte de los mexicanos, se debió ir hasta el fondo. Así no queda más que predecir que van a entregar el poder. Y luego nuestros gobernantes se quejan porqué habrá tanto mal humor social. Casi por nada.....

Para que usted se dé una clara idea de cómo nuestros políticos mexicanos, más allá del tamaño de su responsabilidad y el nivel que ocupen en la administración pública, cuando hablan de combatir la corrupción  y la opacidad “a fondo” solo lo hacen de dientes para afuera. O sea, son solo letra muerta sus discursos y sus promesas. De acuerdo al Instituto Mexicano para la Competitividad –IMCO- solo 7 de las 32 entidades federativas de las que se compone la geopolítica de este país, han entregado en tiempo y forma su3de3, que comprende su declaración patrimonial, la fiscal y la de no conflicto de intereses. En el contexto municipal está peor la situación, pues de las 2 mil 458 alcaldías que existen en el territorio nacional, y de las 16 demarcaciones capitalinos, apenas, 3 ayuntamientos, y dos jefaturas delegacionales, han cumplido con tal disposición. O sea que la opacidad, sigue permeando por desgracia entre nuestros “servidores públicos”. Las únicas entidades que han cumplido hasta ahora, son: Baja California Sur, Ciudad de México, Nuevo León, Jalisco, el Estado de México, Querétaro y Sonora. Los demás brillan, pero, por su ausencia, en este mecanismo de rendición de cuentas.. Lo que significa que el gobernador Sudcaliforniano, Carlos Mendoza Davis; el jefe de gobierno capitalino, Miguel Mancera; el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz;  el mandatario independiente de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón; el panista, Francisco Domínguez de Querétaro y la flamante gobernadora tricolor de Sonora, Claudia Pavlovich.

                            En el entorno municipal, solo las alcaldías de la Corregidora, Querétaro, Guadalajara, así como las delegaciones de Cuauhtémoc y Coyoacán, en la Ciudad de México. Así pues el porcentaje es mínimo. El mandatario del Estado de México, Eruviel Ávila, apenas la presentó hace menos de una semana, por aquello de que ya se siente presidenciable para el 2018 y no quiere que le pongan peros por asuntos de transparencia que darían mucho de qué hablar…

JAIME ENRIQUEZ ORDOÑEZ

El todavía director de Vialidad de gobierno del estado, Jaime Enríquez Ordóñez, sobre quien pesa una grave y seria acusación de haber abusado de una de sus hijas, a menos de un mes de que le den las gracias, y no precisamente por haber manejado las cosas con transparencia en una dependencia, donde abunda la transa, se aventó la puntada de levantar 25 infracciones en el estacionamiento de la Central Camionera, no obstante que es una propiedad federal que fue inaugurada a finales de 1992 en tiempos de Carlos Salinas de Gortari, cuando ya iba de salida, Fernando Baeza Meléndez. Para ello, a muy temprana hora mandaron al oficial, Luis Gutiérrez, para que se aventara “esa liebre”. El reconocido empresario, Porfirio Mora Herrera, Director General de las centrales camioneras del Grupo Estrella Blanca,  y subdelegado de la Cámara Nacional del Pasaje y Turismo, tomó esta arbitraria maniobra como una burda extorsión o simplemente como “un no me olvides compadre” a sabiendas que Enríquez Ordóñez, tiene los días contados, y no precisamente porque ya se vaya a ir de este mundo, sino porqué van a tener que dejar dicha dependencia una vez que concluya la presente administración a la que justamente le queda un mes de vida. Lamentable que sucedan este tipo de latrocinios por parte de la Dirección de Vialidad, a los que se les ve a leguas, deje usted el cariz recaudatorio, el sello de un arreglo bajo cuerdas antes de que se vaya a Cancún el funcionario de Vialidad, donde, según denunció, su propia hija, Perla Enríquez, - tiene propiedades que hizo al amparo de la Coordinación de la Tarahumara, mientras las etnias raramuris se morían no solo de frío, sino de hambre. Solo falta que multen o infraccionen a los camiones de pasajeros en la zona de andenes por “estar mal estacionados” ¡hágame usted el favor! Ya lo dice el refrán: “no tiene la culpa el indio, sino quien los hace compadres”...

POSDATA.....

LUIS ALBERTO FIERRO RAMIREZ

En la pasada elección del rector de la Universidad Autónoma de Chihuahua, en la cual resultó favorecido de forma contundente el director de la Facultad de Filosofía y Letras, Luis Alberto Fierro, dejando en el camino a Enrique Carrete, y a Javier Martínez, quedaron varias lecturas ya no solo en el contexto universitario, sino entre la clase política. La percepción que quedó es que el gobernador electo, Javier Corral Jurado,  mandó a la guerra, sin fusil y sin parque, al director de la Facultad de Zootecnia y Ecología, Javier Martínez, quien a todas luces no traía nada en sus dados. Tal vez, solo la bendición de su esposa, y de “su amigo” el mandatario electo, quien nunca contó con la  operación de inteligencia, mucho menos los “operadores” para saber cómo se desarrollaría esta contienda y por ende para prever el resultado. Era un secreto a voces, que Carrete, no solo era quien contaba con la bendición del corrupto rector en funciones, Jesús Enrique Seañez Sáenz, sino del mismo inquilino del palacio de gobierno.

Parafraseando al Divo de Juárez “pero qué necesidad” de jugarla así. Si Javier Martínez, presumió que tenía la bendición de Corral, aunque no fuera cierto, desde ese mismo momento lo debieron parar, y de esta manera no vulnerar la imagen del gobernador. Y sino traía nada, para que dejarlo correr. Para exhibirlo como un soñador, como un ingenuo, por no decirlo de manera más ruda. Solo un voto obtuvo, el de él. Hizo el ridículo. ¿O lo obligaron?  Flota en el espectro del Alma Mater, que el candidato de Javier Corral, se quedó atorado en el arrancadero, mientras los otros dos, llegaron a la meta; primero Fierro y luego Carrete. Si así va a operar las cosas, el mandatario de extracción panista, ¡cuidado! porqué el horno no está para bollos. Hay demasiados asuntos que necesitarán de sensibilidad política y social para implementarse. En seguridad pública, en el transporte, en educación, en los Ceresos, en la propia UACH, que se está ahogando en su misma corrupción. Y ni modo que no haya cundido este mismo cáncer en la UACJ, donde despacha, Ricardo Duarte, el hermano del gobernador. Javier Corral, debe dejar de escuchar a los personeros incendiarios que le aconsejan atizarle a la hoguera de Enrique Peña Nieto, cuando no es por una cosa, es por otra. Y luego como le va a hacer para apagar todos los fuegos que hay por aquí, por allá y más allá, que amenazan con salirse de control e incendiar la vasta entidad,  ¿a quién le tendrá que pedir los apoyos económicos para salir del atolladero? .¿A su amigo, López Obrador? ¿O, al presidente, Enrique Peña Nieto, que, con todos los errores y aciertos que haya cometido en el ejercicio de su mandato constitucional, es el jefe máximo de las instituciones mexicanas. Decía sabiamente un extinto gobernador chihuahuense, que “la autenticidad de la prédica, se confirma con la práctica” y no le faltaba razón. Que Corral Jurado, ya deje de mascullar sus críticas al presidente de México, y empiece a trabajar en tantos asuntos medulares que requerirán no solo de sus reconocidas  virtudes en la retórica, sino de inteligencia, carácter y un excelente equipo de colaboradores, porque si no, lo extraordinaria confianza que hoy le tienen sus conciudadanos se la van a quitar en el 2018, cuando vengan las elecciones presidenciales y tal vez le devuelvan el voto de confianza una vez más, a los apestados priistas de hoy. Al menos en el contexto estatal. Menos vitriólico. Mucho más institucional, que no sumiso, mucho menos entreguista. Anhelar el poder y tenerlo conlleva una gran responsabilidad. No lo olvide...

JAVIER CORRAL JURADO

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016
visivatek

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio