Fecha: 04-12-16

*El Silencio de “los Inocentes “y la genuflexión de los medios de comunicación por César Duarte.

Por: Juan ANTONIO TORRES
 
 


 

EL CUADRO DANTESCO DEL "SILENCIO DE LOS INOCENTES"...

Ayer se cumplieron los primeros dos meses desde que dejó en un grito la administración estatal, el priista, César Horacio Duarte Jáquez. A Dios gracias, el asaltante con antifaz de “servidor público” más insaciable y voraz que hemos tenido los chihuahuenses, ya no está haciendo de las suyas.

Ahora anda en calidad de “prófugo de la justicia”.

Ante el inexorable paso del tiempo, han quedado al descubierto una y mil trapacerías de los principales testaferros del ballezano, y obviamente se ha exhibido toda la corrupción que brotaba por todas y cada una de las principales dependencias, donde figuraban no funcionarios públicos, sino viles asaltantes que previamente había “seleccionado” el inquilino del palacio de gobierno,  y no precisamente por sus principios y valores, sino por todo lo contrario, “servir a los intereses del patrón, y de paso, servirse con la cuchara grande”.

Pero, además, estos poco más de 60 días que lleva al frente del Ejecutivo estatal, el gobernador panista, Javier Corral Jurado, nos han servido para darnos cuenta que los colaboradores que conformaban el primer círculo del poder de Duarte Jáquez, que antes le juraban lealtad eterna, al ahora indiciado ex gobernador de Chihuahua, desde que arreciaron los señalamientos, cuestionamientos contra su ex jefe, han optado por guardar un silencio cómplice, casi sepulcral.

Sobre todo, ahora que ya no están mamando de la ubre presupuestal. Que están fuera de la nómina.

.

Deben de recordar aquella frase que reza:

 “Calladitos se ven más bonitos”.

Se entiende que los funcionarios que alguna vez le sirvieron como fueron los casos de los ex secretarios de Gobierno, la hoy senadora plurinominal, Graciela Ortiz González, “la mujer de madera” y Raymundo Romero Maldonado, “La Colorina” y que no terminaron nada bien su relación con su entonces jefe político, no lo van a defender para nada, mucho menos van a meter las manos al fuego por honrar “el prestigio” de su ex jefe, no obstante, hay que subrayarlo, que ellos también fueron parte de la inmensa podredumbre que ahí se anidaba.

Si algo, los “distinguía” era justamente era su exquisito gusto por las trapacerías y ejercer el poder a ultranza.  

Los dos se sacaron la lotería, por su descarado tráfico de influencias y los turbios manejos en el tiempo que ahí cobraron en calidad de “operadores políticos””. Llegaron como los fenicios, “con una mano por delante y otra por atrás” Y cuando se fueron les faltaban manos y bolsas para echar todo lo que se llevaron.

Aunque servían para nada y una chingada.

Lo más natural y normal es que en los días por venir no van a defender al parralense, ni el ex gobernador, Patricio Martínez, mucho menos el deliciense, José Reyes Baeza, tampoco lo hará, júrelo, la senadora juarense, Lilia Merodio Reza. Y menos cuando le saben uno y mil asuntos llenos de tanta turbiedad.

Reyes, fue víctima de muchas puñaladas traperas que blandió sobre su espalda César y no se diga de las traiciones, como cuando le prometió, que una vez que llegara a la gubernatura, le daría su voto para que fuera candidato a senador en el 2012 y se lo dio a Patricio Martínez. Existe hasta un papel donde consta tal promesa.

Patricio, quien hay que reconocerlo, si dejó constancia de su obra pública, más allá de muchos yerros y excesos que cometió en su mandato constitucional, nunca le perdonó a Duarte, tanta voracidad, a tal grado, de que lo que se llevó Martínez García, en seis años, el ballezano, lo realizó en menos de ¡3 años!

Es de esperarse que ninguno de los tres personajes antes citados-Reyes, Patricio y Lilia- van a meter las manos al fuego por “defender al indefendible” cuando ya éste al borde de ser llevado a prisión, de algunos meses.

Primero los ratones de abajo, luego la rata mayor.

Pero me llama poderosamente la atención que ninguno de sus destacados cómplices, como el ex secretario de Hacienda, Jaime Ramón Herrera Corral- ya con amparo bajo el brazo-, el flamante diputado federal, Carlos Hermosillo Arteaga,  el ex fiscal, Jorge González Nicolás, el inmaculado, Mario Trevizo Salazar, el también santificado, Manuel Russek Valles, el “galeno”, Pedro Hernández  el tránsfuga panista, Eduardo Esperón González,  Raúl Javalera, Rafael Servando Portillo, el redomado depredador  de predios agrícolas, Leonel de la Rosa,  su cachorro, Rodrigo, o Ricardo Yáñez Herrera,  el ex priista, Marcelo González Tachiquin, que decir de los mancebos  duartistas, Jorge Ramírez Alvidrez, o Cristopher James Barousse,  el ex titular del Supremo Tribunal de Justicia, Gabriel Humberto Sepúlveda Reyes, que decir de los ex ediles de Chihuahua y Ciudad Juárez, Javier Garfio y Enrique Serrano, respectivamente. y si usted me apura, el propio, ex magistrado, José Miguel Salcido Romero, sin olvidarnos del truculento, Jesús Manuel Esparza Flores, quien sigue cobrando como Auditor Superior del Estado-aunque usted no lo crea- no han tenido las agallas o los cojones para saltar a la palestra y defender “el buen nombre” de quien los puso a cobrar, ¡pero bien!

.

Qué no se nos pase, el todavía rector de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, Ricardo Duarte, que cuando llegó a la gubernatura su hermano, le surgieron muchas “virtudes” que no se le conocían, porqué las estrellas se alinearon en su favor a tal grado que, lo llevaron a ser el rector de dicha casa de estudios.

Ni pío dice. Nada de muertito. Así, no bajen de hampón, al César de los Césares.

Tampoco, los ex jefes de prensa, o coordinadores de Comunicación Social, han esgrimido una sola palabra a favor de quien les dio de comer con manteca.

Hablo de Carlos Carrera, Juan Ramón Flores Gutiérrez, Hugo Hernández Jáuregui, Federico Guevara y Sergio Belmonte Almeida.

Son astutos, no imbéciles.

Ninguno de los personajes antes citados y muchos otros, testaferros de César Duarte, han dicho algo para defender a su Mesías. A su Amo.

Algo como: “esto es una cacería de brujas” “son vendettas políticas” o “es una persecución política”. Nada de nada. Se ha impuesto el silencio.

La aquiescencia en grado superlativo.

Reza un refrán que “el que calla otorga”.

En cuanto muchos de ellos opten por ampararse, esto no será más que una clara señal, de que traen sus vestimentas y la conciencia, llenas de lodo, de mugre.

De cloaca.

Lo peor, es que no pasará mucho tiempo, cuando vengan lo que, como modernos judas, nieguen conocer a César Duarte, y no una, ni tres veces, ¡sino que nunca lo conocieron! Y lo que es peor, lo traicionen. Todo sea por no pisar la cárcel. Ya no digamos la del Altiplano en el Estado de México, sino la de San Guillermo.

Otros priistas, limpios por supuesto, que están más que exentos de todo turbio vínculo con la mafia duartista-, no viene al caso citarlos-pero de que los hay, los hay- que, si bien es cierto, no están festinando, si por lo menos, deben de estar más que tranquilos de no ser exhibidos como una extensión, como apéndices del pasado régimen, que huele a estiércol, apesta a inmundicia…

La genuflexión de los medios de comunicación por César Duarte....

En este contexto de podredumbre, de complicidades, no podíamos, ni debíamos dejar pasar lo que se “comieron” los medios de comunicación “críticos y pensantes” en todo el sexenio pasado, en materia de publicidad.

En lo particular a mí no me sorprendió lo que gastaba el rufián del palacio de gobierno, porqué fuimos los primeros que pusimos el dedo en la llaga en esa materia, en la edición de nuestra revista, Dossier plus. De esto hace casi cuatro años, lo que, desde luego, nos costaría graves represalias en materia de convenios de publicidad. Nos la hicieron efectiva con el correr de los meses.

Retomamos lo que publicó en días pasados el Canal 28 que encabeza, el colega periodista, Sergio Valles Rivas, en torno a los muchos millones de pesos que dilapidó en los pasados seis años, el ex gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, para que no se dijera nada de sus jugosos negocios, de su enriquecimiento inexplicable, mucho menos del grotesco nepotismo, de sus muchos ranchos, perdón, potreros, de sus excesos juangabrielescos. De todos sus latrocinios.

Resumido todo lo anterior en una sola palabra.

La abyección.

Así pues, a continuación, damos a conocer en estos cuadros de manera más que clara, porqué los medios impresos, se llevaron la tajada de león, encabezados por el matutino, propiedad de los Vázquez Raña, que a nivel local, regentea, el “Doctor” Javier Horacio Contreras Orozco. La OEM, recibió la millonada de 545 millones de pesos.  luego la cadena de los Diarios, propiedad de los truculentos hermanos, Rodríguez Borunda, parientes del capo del narco, Crispín Borunda Cárdenas. Esta empresa con todo y el estigma del narco, obtuvo, 500 millones de pesos.

.

En un lejano tercer lugar, aparece el diario, Norte de Juárez, propiedad de Oscar “el gordo” Cantú Murguía, con 139 millones de pesos. Más abajo, La Crónica, conducido por el nefasto, Antonio Payán Gómez, uno de los prestanombres favoritos del ex gobernador de Chihuahua. Era exigua, por no decir paupérrima la credibilidad de este medio de prensa, que se regalaba al público, sobra decir de la zalamería que desparramaba este periódico por quien pagaba todo, el presupuesto de gobierno. Al diario propiedad de los Kahwagi, que dejó de circular el pasado 1 de septiembre, le entraron 99 millones de pesos. En último lugar, aparece, El Pueblo, propiedad del guerrerense, Ildefonso Chávez Olveda, quien se aventó hasta el show mediático de ponerse en “huelga de hambre” para que lo tomaran en cuenta, en lo que a la repartición de billetes se refería. Y le hicieron el caso. Logró ingresos por 46 millones de pesos.

En lo que se refiere a los medios electrónicos, Televisa, fue la cadena mejor pagada con más de 300 millones de pesos. Luego, Tv Azteca, con poco más de 264 millones de pesos. El Canal 44 propiedad de los Cabada, con 122 millones de pesos. En seguida el Canal 5 con 48 millones de pesos. Al final el Canal 28 al cual le pagaron poco más de 15 millones.

En lo que concierne a los millonarios pagos a los periódicos digitales, los portales, Tiempo y Puente Libre, que son propiedad del “Doctor” Felipe Fierro Beltrán, fue el que se llevó las palmas, pues le pagaron ¡46 millones de pesos! Omnia, propiedad de Antonio Payán, recibió, nada más, 29 millones pesos. La Opción de Osvaldo Salvador Áng, 14 millones y por último, Entre Líneas, que manejan, el chilango, César Cruz Sáenz y Edgar Prado Calahorra, con 14 millones de pesos.

No deben sorprender a los lectores de estos medios totalmente sumisos, porqué tanta cortesanía, ya no digamos en sus notas “exclusivas” sino en sus “acuciosas” columnas, en las cuales, un día, ubicaban a Duarte Jáquez, como titular de la Secretaria de Agricultura, y otro en la de Gobernación, en el primer equipo pues, del mexiquense, Enrique Peña Nieto.

Al mando del CEN del PRI, cuantas veces no lo pusieron ahí. Sobra decir, que la Senaduría para el 2018, la daban como poca cosa, por su “habilidad política”, y sus “formidables nexos de amistad y afecto con Peña Nieto”.

Por esas millonarias cantidades de dinero decían eso y mil mentiras más.

Optaron cobrar al inquilino del palacio de gobierno, a precios de oro su silencio, antes que ejercer una línea crítica, objetiva, real.

No se atreverán a darle de patadas al pesebre del ballezano.

Hubiera sido un grave error acabar no con la gallina de los huevos de oro, sino con las lonjas del marrano que despachaba en el palacio de gobierno, cargadas de billetes- con perdón a los cerdos-. Y no lo hicieron.

Hoy, la lupa social, la clase política, el imaginario colectivo, ya se sabe a qué precio, vendieron “la credibilidad” de sus plumas, las “vacas sagradas” del periodismo chihuahuense.

Quiero ver, como se las van ingeniar cuando su gran patrocinador ingrese como “huésped de lujo” en calidad de recluso al penal de San Guillermo. O al de El Altiplano, con puro “jefe” del crimen organizado, de los cuales hizo la mayor parte de la fortuna a todas luces mal habida del ex mandatario de Chihuahua.

Me congratulo de no haber figurado entre los periodistas consentidos del pasado régimen. Por ello, tengo la libertad de publicarle muchas cosas sin ningún remordimiento de conciencia. Ya estamos preparando una especie de una biografía negra, en la cual narremos las hazañas delictivas del personaje que aseguraba que “el poder era para poder, no para no poder”.

Y vaya que lo demostró a propios y extraños con la fortuna que hoy ostenta. Habrá que ver a qué precio.

Y no solamente vendiendo autos chuecos. O financiando bancos de un origen muy oscuro, que le costaron que fuera denunciado penalmente ante la PGR.

Al tiempo...

POSDATA.......

¿Cuánto tiempo le da usted al pillo de Jesús Manuel Esparza Flores para que abandone la Auditoría Superior del Estado? Un mes, un año. El jura que ya pactó su permanencia con el líder del Congreso, Miguel Latorre. Lo que no deja de ser una mentira del tamaño de sus atracos. Lo tienen en la mira. Ya lo constataremos cuando salga por la puerta de atrás, como salió su ex jefe que anda a salto de mata.

.

                                           

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016
visivatek

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio