Fecha: 03-04-19

*Sergio Valles, antes franco-tirador de César Duarte, Hoy, lisonjero de Javier Corral Jurado...

Por: Juan Antonio Torres

Portada Revista dossier plus junio / 2013

 Lo que son las cosas de la vida, o mejor dicho, como cambian las circunstancias para medios y periodistas.

                                             En el sexenio pasado del ballezano, César Horacio Duarte para nadie es un secreto los medios y los periodistas que fueron bien remunerados por las arcas del erario estatal a manos llenas.

                                            Y obvio los periodistas que fueron despreciados o marginados de las mieles del poder, por qué sabíamos que el ex gobernador Duarte había llegado para hacerse multimillonario a como diera lugar y optamos por mantenernos a la distancia, observar lo que estaba ocurriendo con el inquilino del palacio de gobierno y sus principales testaferros.

                                           Fuimos quizás dos medios o periodistas, quien esto escribe y Sergio Valles Rivas, del Canal 28, los que pintamos nuestra raya del resto de los colegas que le aplaudían a rabiar como focas todo lo que hacía Duarte Jáquez.

Sergio Valles Rivas

                                           Claro que no era de gratis, cobraban las perlas de la virgen como si sus medios se caracterizarán por sus labores de investigación, como si sus columnas se destacarán por poner el acento en los innumerables latrocinios, las múltiples trapacerías que cometían al amparo de sus privilegiados encargos no solo el ex gobernador, sino su banda de pillos que cobraban como funcionarios de primer nivel.

                                           Atracaban a diestra y siniestra lo que podían y con quién se dejara.

                                           Como olvidar lo que cobraba el director de Tiempo, Felipe Fierro Beltrán, Antonio Payan Gómez de OMNIA, Edgar Prado y César Cruz de Entre Líneas; Javier Contreras Orozco el ex director editorial de El Heraldo, y desde luego los dueños de la cadena de los Diarios, Osvaldo y Sergio Borunda Rodríguez

                                           De hecho, desde nuestra tribuna, la revista dossier plus, denunciamos con pelos y señales lo que gastaba Duarte Jáquez, en lo que se refería al tema de la publicidad para todos los medios, impresos, digitales, televisivos y radiofónicos.

                                          Ni un solo medio aludido o periodista nos reviro a lo que señalamos.

                                         Fue en la edición de junio del 2013 que intitulamos “El despilfarro y el control de los medios en Chihuahua”

                                          Era titular de Comunicación Social, El Clavillazo, Juan Ramón Flores Gutiérrez. Quien como era de esperarse nos aplicó una línea dura de cero apoyos publicitarios, fue la orden tajante del ex mandatario estatal, César Duarte.

                                          Quien esto escribe desde nuestra columna contrapoder y Torre Mayor, así como Sergio Valles Rivas, mantuvimos una línea de periodismo crítico, punzante en contra de Duarte y sus ex colaboradores que habían sido contratados no por sus antecedentes impregnados de probidad o solvencia moral, sino por qué tendrían que robar para darle gusto a quien los puso como parte de su staff.

                                              So pena, de que siguieran en la inopia

                                              Tan quemados quedaron los colegas ante la opinión pública, que cuando llegó Javier Corral Jurado al poder, una vez que derrotó al títere de Duarte, Enrique Serrano, “las vacas sagradas” del periodismo chihuahuense se pusieron a temblar porqué se les acabaría el trato privilegiado que recibían del gobernador y sus principales cómplices por dorarle la píldora al antecesor de Corral Jurado.

Javier Corral Jurado

                                      Sergio Valles desde el Canal 28 y este escribidor desde dossier, y con la agencia de consultoría IPC Estadística, que fue la única que acertó el triunfo de Javier Corral, en el panorama nacional, porque todas las demás estaban más que cuchareadas con muchos millones de pesos, fuimos los escasos medios que nos la rifamos en contra de Duarte Jáquez.

                                      No tendríamos nada de qué avergonzarnos o que nos señalaran con índice flamígero por qué nunca mantuvimos turbios nexos con la mafia duartista.

                                      Estábamos limpios. Tanto así que Duarte cuando pronostiqué el triunfo de Corral Jurado desde finales de noviembre del 2015 y lo confirmé en mis trabajos de encuesta en abril y mayo del 2016, le dio órdenes tajantes a Jaime Herrera y Mario Trevizo, el secretario de Hacienda y de Gobierno, respectivamente para que no me cubrieran lo que me adeudaban de encuestas atrasadas que no había pagado y mi contrario de publicidad por el 2016, que oscilaba en los 3 millones 600 mil pesos.

                                      César Duarte juraba y perjuraba que Javier Corral me había pagado muchos millones de pesos por decir con toda puntualidad que iba a ganar la gubernatura en mis ejercicios de encuesta. Como así sucedió.

                                    Arturo Fuentes Vélez, ex secretario de Finanzas de la campaña y Antonio Pinedo, jefe de prensa, supieron en su momento que yo nunca recibí un cinco partido por la mitad de la campaña de Javier Corral. O que me desmientan los dos incluido el gobernador.

                                    Hoy, a la vuelta de dos años y poco más de seis meses, de lo que lleva la actual administración del Nuevo Amanecer, los periodistas antes mencionados están más achicharrados que un casquillo percutido de cualquier vulgar sicario.

                                    Sus medios cayeron en un descrédito político y ciudadano que les ha hecho perder toda credibilidad. Y Toda solvencia moral. Nadie los lee, por corruptos y chayoteros. Y a las pruebas me remito. Para el que me quiera revirar.

                                   Sin embargo, Sergio Valles, que se convirtió en un francotirador de todo lo que oliera a Duarte, hoy con Javier Corral, se ha vuelto un lisonjero, un artesano de la zalamería. Lo que antes le censuraba y le criticaba a El Heraldo, Los Diarios, a Antonio Payán Gómez, a Felipe Fierro, a Edgar Prado y César Cruz, lo está repitiendo el ex corresponsal de Televisa y ex jefe de prensa de la Uach, en los tiempos del pato, Reyes Humberto de las Casas.

                                     Si antes los televidentes sintonizaban el canal 28 para enterarse de las críticas y los cuestionamientos que hacía un día y otro también, justamente antes de las elecciones del 2016, era porqué Sergio Valles tenía credibilidad, por su línea crítica al putrefacto régimen de Duarte Jáquez.

                                     Hoy, su línea editorial es de un entreguismo rampante, de una lambisconería total para todas las estupideces y los errores y horrores que comete su amigo y presunto socio, Javier Corral, a quien muy seguido le hace entrevistas aterciopeladas, para que se luzca el desgastado y cuestionado jefe del Ejecutivo estatal, quien da lástima, da pena ajena de lo que ha hecho y lo que no ha hecho en este régimen que se cae a pedazos.

                      A Duarte lo cuestionaba por pillo, por corrupto, y a Corral, no lo toca ni con una factura de publicidad. Porque podría perder los millones de pesos que recibe mes tras mes.

                     Y no son migajas.

                     No es una exageración decir que es el medio de comunicación privilegiado del actual gobierno. Tanto así, que el vivales de Antonio Pinedo, me llegó a decir muy orondo, que Valles “era un líder de opinión”. A lo que le respondí:

                  -Eso era antes en el sexenio de Duarte, hoy en este gobierno, pregunta a la gente común y a los periodistas a ver qué piensan de la línea cortesana de Sergio Valles.

                 Ya no dijo nada. Cambió el curso de la plática a otros temas-

                  A Valles, le vale una pura y dos con sal, que sus detractores le digan lambiscón, zalamero. Él cobra puntualmente por las atenciones que le dispensa su amigo, ¿su socio? El jefe político de la entidad y que ruede el mundo.

                  Recuerdo como una anécdota que Sergio Valles, me llegó a presionar para que no dejará de hacerle llegar mis encuestas con vistas a los comicios de julio del 2016, porque los televidentes hasta le exigían las encuestas de IPC Estadística, que se publicaban en dossier, porqué eran las únicas que les creían, era lo que reclamaban.

                 Javier llegó al poder. Y las reglas del juego cambiaron.

               Mis trabajos de consulta que tenían que ver cómo evaluaban los chihuahuenses la labor del gobierno del estado, nunca más se publicaron en el Canal 28.

                  Era un atentado al presupuesto de publicidad. Y a la imagen in-ma-cu-la-da del paladín de la justicia selectiva.

                Mucho menos cuando pronosticamos que el morenista, Cruz Pérez Cuéllar ganaría en las elecciones del, pasado 1 de julio, la senaduría al panista, Gustavo Madero y al tricolor, Reyes Baeza, incondicionales del gobernador.

                Sergio Valles, no es tonto, ni nada que se le parezca, no va echar por la borda las abundantes tajadas de dinero que le dispensa El Talegas. Así digan una y mil cosas de los dos.

                Entre muchas de las cosas que se comentan es que ambos pertenecen presuntamente a la cofradía de la mano caída, a tal grado que a Sergio, le dicen con sarcasmo, Sergay, o sea, ser homosexual.

               Y al huésped del palacio de gobierno, Javieruchis.

               ¿Será por eso que se han co-gi-do tanto afecto los dos personeros de los que aquí nos hemos ocupado?  ¿O será producto de la casualidad que se protejan tanto los dos?

               Ya le platicaremos más adelante andanzas de los dos bajo ese tenor.

POSDATA.

DEFINITIVAMENTE para tonto no se estudia. Y esto viene a colación por la foto que se tomó el súper delegado de Morena, Juan Carlos Loera de la Rosa, con Luz “lucha” Castro y con el coordinador de la bancada de Morena en el Congreso local, Miguel Colunga. Ahora sí que se juntaron la mugre y la uña. Qué bárbaro, con esas aliadas, Loera de la Rosa, va a sumar no a cientos, sino a miles de seguidores. Pero como es amiga de Corral, ni cómo hacerle el feo, así rechine quien rechine…

Miguel Colunga - Lucha Castro - Juan Carlos Loera

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio