TORRE MAYOR

Fecha: 01-02-16

 

*Las más de 309 desapariciones en Cuauhtémoc,  una asignatura que lacera a Chihuahua.
*Guadalupe Chacón; un nombre .. un prestigio que trasciende a su tiempo.
*Javier Corral, de nuevo candidato a gobernador por el PAN.




 
Juan ANTONIO TORRES
 





JAVIER CORRAL


 Chihuahua, ciertamente hay que decirlo ya no aparece en los primeros planos en lo que se refiere a crímenes dolosos o de alto impacto, mucho menos en lo que concierne a secuestros o los delitos de extorsión.
                                                                                          Debe reconocerse que en el curso de este sexenio la violencia, ha dejado de ocupar los primeros lugares, derivada esta de la guerra entre los grupos delictivos que se han peleado por la codiciada plaza de Ciudad Juárez, misma que durante varios años, en el sexenio del ex gobernador, Reyes Baeza, se convirtió en la ciudad más violenta del mundo, superando a otras urbes como Irak.
                                                                                           Chihuahua, creo yo, que en la actualidad, respira un aire de mas sosiego y tranquilidad, que hace un sexenio.
De acuerdo a datos proporcionados por el Sistema Nacional de Seguridad Pública, dependiente de la Secretaria de Gobernación, Chihuahua, desde hace varios  meses ya no aparece en los primeros planos de secuestros, o las consabidas ejecuciones del crimen organizado. Hay otros estados como Guerrero, Tamaulipas y Morelos que hoy se ven asoladas y conculcadas por la espiral de los secuestros, las extorsiones y los crímenes de alto impacto.
                                                                                            Que bueno que en Chihuahua y Ciudad Juárez, ya no se respira el miedo y se transpira el desasosiego. Eso no significa que la inseguridad pública, ya haya firmado su carta de defunción de los puntos variopintos de nuestra entidad. ¡Para nada!
                                                                                           Todavía, se registran “picos altos” en algunos lares de la Sierra, como lo son, Guadalupe y Calvo, Balleza, Urique, que nos hacen ver, que la maña, sigue aquí, más que presente, cobrando sus cuotas, por el derecho de piso, y desde luego por el trasiego de drogas al vecino poderoso país del norte.



Jorge Gonzalez Nicolas




De lo que muy poco se ha dicho, porque para nadie es un secreto, que existe una orden desde el palacio de gobierno de que se minimicen los hechos violentos de sangre. Para hacer creer, que en Chihuahua, ya nos sufrimos esos pesados lastres  que en un pasado reciente cobraron la vida de miles de hombres y mujeres. Hoy, lo que gravita, este enorme macizo de tierra, concretamente, en la tierra de los menones, son las desapariciones de hombres y mujeres, nada mas, pero nada menos que 309 de acuerdo a informes revelados por el organismo, Amnistía Internacional.
                                              ¡De  los que han sido denunciados! Es de imaginarse que las cifras son mucho más altas que las que registra en sus datos duros dicho organismo internacional. Solo que por temor a las consabidas represalias, o vendetta, muchas familias han optado por el silencio, conscientes de que las autoridades lejos de apoyarlas para dar con el paradero de sus hijos, esposos, o hijas, reciben el desdén o menosprecio, porque no tienen los medios económicos o las influencias para hacerse valer o escuchar.
.                                                   De acuerdo a un amplio reportaje publicado por el diario Milenio, el pasado mes de enero, bajo la firma del reportero, Juan Pablo Becerra Acosta, en 8 años han desaparecido mas de 300 personas en Ciudad Cuauhtémoc, de las cuales, son 286 hombres y 23 mujeres. Los familiares de las víctimas, denuncian que hasta ahora permanecían” invisibles”.



Heliodoro Juárez




.                                                 Estas desapariciones representan entre el 18.3 % y 20.8% de todos los casos registrados en Chihuahua, (1, 689) según datos documentados en el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, dependiente del gobierno federal.
                                                  Lo de Cuauhtémoc, trasciende y se magnifica por que este municipio que no pasa de tener una población superior a los 150 mil habitantes, significa una tasa elevadisima, la peor del territorio nacional, de cualquier municipio o entidad. Si tomamos los 309 desaparecidos, se trata de una tasa de 200 no localizados por cada 100 mil habitantes. Le sigue Mier, Tamaulipas, con una tasa de 128. Chihuahua, tiene una tasa de 6.08.
                                  “Se trata de una calamidad- escribe el reportero- que se desató masivamente en 2008 (26 casos, 2 al mes) aunque hay algunas denuncias previas, en 2002, (un caso), en 2003( un caso) 2005 (otro caso) 2007 (cinco casos). En 2009 hubo( 46 casos) En 2011 hubo 64 denuncias. En 2012  se incrementaron hasta 72( seis al mes) en 2013 cayeron 9 casos. En 2014 subieron a 22 y en 2015 sólo hasta junio, hubo 11 casos....



Vicente Carrillo Fuentes





                                       “El último caso del que tuvo conocimiento Milenio, ocurrió en diciembre pasado, pero como varios casos de 2015, todavía no aparece en los registros oficiales....El calvario de los familiares es que, según explican hasta ahora sus desaparecidos habían sido invisibles, casi nadie hablaba de Cuauhtémoc en la vasta geografía de las desapariciones que hay en el país, donde hay registrados 27 mil 683 casos. En eso coincide AI: los casos habían permanecido prácticamente sin salir a la luz pública. Más allá de algunas notas pequeñas en los diarios locales o en alguna publicación aislada en un medio nacional. ¿La razón de esa falta de visibilidad? El miedo y las sospechas de colusión de delincuentes con cuerpos policiales y la negación de los hechos entre algunas autoridades estatales, concuerdan los familiares y los defensores de derechos humanos consultados por MILENIO.
                   Estos hechos, dejan muy mal parado al titular de la Fiscalía, Jorge González Nicolás, quien nunca ha dicho nada al respecto. No es tonto, y cuando ya va de salida, no se va a poner a las patadas con los grupos criminales, sobre todo los de La Línea, que tienen tomado al municipio, como rehén de sus actividades ilícitas, ante las cuales poco puede hacer el mismo edil de Cuauhtémoc, Heliodoro Juárez, quien no debe ignorar como deben estar enchufados las policías estatales y municipales con los grupos delictivos, que nadie ve, que nadie toca....



 



Si quiere usted leer completó este punzante reportaje haga clic aquí

.....******.........**********....... ********
Muchas de las veces, casi siempre, los funcionarios o servidores públicos son valorados, reconocidos o en su defecto cuestionados, hasta que no dejan o cumplen con su ciclo en la dependencias o las instituciones que les tocó en suerte desempeñarse. Y viene esto a colación porque en la Secretaria de Educación y Cultura del actual régimen de César Duarte, cero y van cinco los titulares de esa dependencia, que se presumía como una de las más destacadas del presente sexenio, o la que mayores logros había obtenido. Al arrancar esta administración, primero se instaló a un académico, al ex rector de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, Jorge Quintana Silveyra, el hermano menor del dirigente perredista, Victor Quintana. Los problemas de salud de su esposa, nunca le permitieron dar una atención debida y decidida a ese sector. Más temprano que tarde tuvo que abandonar dicha responsabilidad, cediéndole su lugar a un mapache electoral, llamado, Pablo Espinoza, un turbio personaje ligado a la frustrada aspirante a gobernadora, Graciela Ortiz González. Aunque usted no lo crea ha sido el que más duró en el puesto, y no necesariamente porque tuviera un palmarés impresionante en su haber, no nada de eso. Estaba ahí como un pago de facturas a su hada madrina, la senadora pluri, Graciela Ortiz. Se fue de dicha oficina, cuando el mandatario estatal, sintió que ya había cumplido con su ciclo. Luego le siguió un joven y destacado político,, Marcelo González Tachiquin. El funcionario en cuestión ya se había destacado como encargado del despacho del Gobernador. Luego fue instalado al frente de Pensiones Civiles del Estado. Y de ahí, dio el salto a Educación. Dicha plataforma la aprovecho para proyectarse y buscar la candidatura de su partido al gobierno del estado. Pidió licencia creyendo que sería tomado en cuenta en la sucesión sexenal, pero para su desgracia, fue ignorado y menospreciado por su jefe y amigo, César Duarte. En ausencia de González, fue ungido, quien se desempeñaba como presidente del Supremo Tribunal de Justicia. José Miguel Salcido Romero, quien se atrevió a desafiar al gobernador, dejando acéfala esa oficina poco mas de un mes, pretendiendo regresar a su trinchera. No lo logró. Ya está disfrutando de su jubilación. Para rematar, llegó en su lugar, Ricardo Yáñez Herrera, hermano de Francisco, quien fue efímero titular de la Lotería Nacional, cuando la  lider moral” del SNTE, era su amasia, quien nunca se imaginó  que pasaría el resto de sus días en la cárcel. Hago esta cronología de funcionarios que más que buscar como premisa superior la consolidación de un rubro tan sensible como es la educación en todas sus expresiones, usaron dicha dependencia para satisfacer sus apetitos personales, sus egos, o como su plataforma de lanzamiento en búsqueda de mejores espacios de poder. Si hacemos una retrospectiva, en el sexenio pasado, comandado por José Reyes Baeza Terrazas, cuando se nombró a Guadalupe Chacón Monárrez, al frente de la Secretaría de Educación, pocos, muy pocos, hubieran metido la mano al fuego, para asegurar que la dama oriundo de Santa Bárbara, terminaría a tambor batiente al lado del ex gobernador, quien la distinguió  con su amistad y confianza. La abogada de profesión, nunca buscó los reflectores de los medios de comunicación como una obsesión enfermiza, siempre busco ser una interlocutora válida, responsable, decidida de la administración estatal con los sindicatos de maestros. Dueña de una solvencia moral a cabalidad, nunca rehuyó a los conflictos o problemas que surgieron en el tránsito de su gestión. Refractaria a traer un séquito de guaruras o un aparato grotesco  que la siguiera a sus giras, optó por manejarse con un perfil bajo. Guadalupe, culminó su labor con las manos limpias y con la frente en todo lo alto. Cierto que también terminó el sexenio su compañera de navío, la exprocuradora, Patricia González Rodríguez, pero ésta acabó con las manos llenas de sangre por la muerte de su consanguíneo, Mario, ligado al crimen organizado. Chacón Monárrez, siempre cultivo la palabra lealtad a su jefe, Reyes Baeza y su encomienda de servir con humildad, trasparencia y resultados. Hoy a la distancia de casi seis años, el nombre de Maria Guadalupe Chacón Monárrez, trasciende a su tiempo con prestigio y lustre, que lejos de borrarse, se consolida, ante tirios y troyanos. Qué lástima que no puedan presumir de tales virtudes  “los vasconcelistas duartistas”



Guadalupe Chacón




POSDATA.
El mejor candidato que podría presentar el PAN, para buscar ganar la gubernatura de Chihuahua, en los próximos comicios constitucionales del 5 de junio, es sin duda, el senador, Javier Corral Jurado, quien de acuerdo a nuestras encuestas realizadas durante el mes de noviembre, resultó el perfil mejor posicionado, tanto dentro del bando blanquiazul como en el tricolor. Una fuente del CEN de dicho instituyó político nos confirmó, que Corral Jurado, será el abanderado de AN. Después de corroborar que ninguno de los otros precandidatos que se estuvieron manejando, tienen el peso político requerido para llevar a feliz puerto dicha nominación........



 

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2011

 

 

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio